La Ley del Vino, un acuerdo de mínimos

20021011uva.jpg

El borrador de la Ley del vino espera pacientemente su tramitación parlamentaria. Han pasado varios meses desde que se presentó el texto, y sobre él se han vertido numerosas críticas. No acaba de convencer a unos ni a otros, sin embargo todos coinciden en que es necesario y urgente un nuevo marco legal que regule el sector vitivinícola español. Así que, paradojas de la vida, todos esperan con impaciencia la aprobación de la ley.

El pasado fin de semana se reunieron todos los consejos reguladores del país para llegar a un acuerdo sobre la futura Ley del Vino. Dentro del sector no hay una voz unánime. En general, todos celebran que el nuevo texto otorgue personalidad jurídica propia a los consejos reguladores, que hasta ahora eran organismos dependientes de la consejería de Agricultura del ejecutivo autónomo. Mariano Beroz es presidente del C.R.D.O. Somontano: ?están agotados ya los debates de la nueva ley. Yo creo que no deja del todo contento a nadie pero tampoco descontento del todo, así que vamos a esperar a que el nuevo texto salga definitivamente y regule el sector vitivinícola sobre todo en lo que nosotros interesa, es decir a los consejos reguladores, ver qué personalidad jurídica tenemos, si estamos sujetos a derecho público o privado y todo lo que tendremos que plantearnos dentro del futuro marco legal?

Sin embargo dentro del grupo se pueden distinguir al menos dos grupos, con dos opiniones diferenciadas: la elite, los que producen vinos de calidad, y los que comercializan vinos de mesa. Los primeros temen que al final la nueva normativa repercuta en la calidad de los vinos. Además consideran que la ley beneficia a los segundos, a los productores de vinos de mesa: ?en general el vino está dividido en estos dos sectores, que además siguen tendencias distintas en el mercado. El vino de calidad tiende a consolidar mercado mientras que el vino a granel no encuentra un mercado firme. Creo que el Gobierno Central ha querido compensar de alguna manera esta situación. Hemos tenido una batalla desde hace tiempo para intentar que, en esa compensación, no salga perjudicada la calidad del producto?.

Al final, y ante la conveniencia de que la ley nazca cuanto antes, han decidido aparcar estas diferencias y llegar a un acuerdo de mínimos. Quedan por resolver muchas cuestiones que no desarrolla el borrador de la ley, pero habrá que esperar a que el texto legal de apruebe para empezar a hablar de más diferencias.

Comentarios