La línea ferroviaria Huesca-Canfranc no será de alta velocidad

20021011via tren.jpg

El secretario de Estado de Infraestructuras, Benigno Blanco, ha despejado en el Congreso de los Diputados una duda que quedaba pendiente: la línea que unirá Huesca y Canfranc no será de Alta Velocidad, como se ha venido asegurando, sino una línea convencional que cumpla las exigencias de ancho de vía europeo. En un discurso positivo y alejado de polémicas, Blanco ha hecho un repaso de las actuaciones presupuestadas para Aragón y ha achacado a las incompatibilidades propias de la política de prioridades del Ministerio, las obras descartadas para el 2003.

El diputado de Chunta Aragonesista José Antonio Labordeta, causante de la comparecencia de Blanco ante la Comisión de Infraestructuras, ha preguntado también por la posibilidad de un compromiso del Estado en la construcción de una red de Cercanías en Aragón con arranque en Zaragoza. Blanco ha afirmado que tal opción es inviable hoy por hoy, ya que como ha sostenido el secretario de Estado, ?eso es responsabilidad de la DGA?. Asimismo, se ha desmarcado de los rumores que apuntaban a hipotéticos cierres de estaciones en Aragón. ?No habrá cierres?, ha asegurado, sino una reestructuración interna en el plano laboral, a raíz del paso a la gestión centralizada de las mismas. Estos cambios vendrían dados por las exigencias de ?optimización de costes y aumento de la viabilidad empresarial?. CARRETERAS Otra obra que deberá esperar, pese a entrar en las partidas presupuestarias, es la autovía que unirá Huesca y Lleida, debido a que no se encuentra lo suficientemente ?madura? como para atraer la política de prioridades del Ministerio. Por tanto deberá esperar hasta alcanzar el nivel de ?maduración? de otras vías como la Figueres-Perpignan, que ha servido a Blanco para ejemplificar el contraste.

Comentarios