ASAJA exige al Ministerio de Trabajo que reforme el decreto de altas y bajas del REASS

Coincidiendo con la publicación del Real Decreto sobre la Reforma del Desempleo, el pasado mes de mayo apareció también publicado en el B.O.E. el Real Decreto 459/2002 de Altas y Bajas para los trabajadores del Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social. Se trata de una legislación que entrará en vigor el próximo mes de noviembre pero cuya aplicación resulta de todo punto imposible y coloca al empresario agrario en una difícil situación respecto a la contratación de mano de obra temporal en las explotaciones.

El Decreto de Altas y Bajas resulta inviable y es de imposible aplicación en el campo, ya que no se puede dar de alta al trabajador con antelación al inicio de la actividad,. La propia naturaleza de las labores agrarias donde intervienen factores ajenos a la voluntad del empresario (incidencias climatológicas que pueden interrumpir el trabajo en el campo, inseguridad sobre si el trabajador acudirá o no al lugar de trabajo, etc.) hace inviable el cumplimento de esta norma.

Este mismo razonamiento ha sido expuesto a los responsables del Ministerio de Trabajo en reiteradas ocasiones desde comienzos de año, primero, a través de un documento de trabajo con valoraciones y sugerencias con respecto al Proyecto de Real Decreto y posteriormente, tras la publicación del mismo, presentando diferentes propuestas alternativas, sin recibir ningún tipo de contestación por parte del ministerio.

En las últimas semanas los empresarios agrarios están recibiendo comunicaciones de la Tesorería de la Seguridad Social en las que se les obliga ya a iniciar la notificación previa de las altas. ASAJA considera que esta actuación supone una irregularidad absoluta, pues la norma no entrará en vigor hasta el próximo mes de noviembre. Si el Gobierno no rectifica pronto se va a colocar a muchos agricultores y ganaderos al margen de la legalidad, ya que es totalmente imposible que el sector agrario pueda cumplir con esta normativa de altas y bajas, elaborada por técnicos que desconocen totalmente la realidad del sector agrario.

Esta disconformidad de los empresarios agrarios se ha acrecentado en los últimos días con la actitud mantenida el Ministerio de Trabajo respecto a la Reforma del Desempleo, ya que pese a que ASAJA fue una de las Organizaciones firmantes del Acuerdo de Empleo e Inversiones para el Sector Agrario del año 1996, ninguna de nuestras propuestas y enmiendas ha sido tendida en cuenta.

Desde ASAJA mostramos nuestra preocupación y descontento con el tratamiento que se está dando a la reforma del Desempleo y consideramos que es una reforma ineficaz y que supondrá un incremento de costes para el empresariado agrario.

Comentarios