El cinturón reduce a la mitad la mortalidad en caso de accidente

La Dirección General de Tráfico inicia una campaña de concienciación y vigilancia sobre el uso del cinturón de seguridad, como sistema de seguridad pasiva más efectivo en caso de accidente para evitar lesiones. A colaborar en esta campaña se ha invitado a los Servicios de Tráfico de las Comunidades Autónomas de Cataluña y el País Vasco, que tienen transferidas las competencias en materia de tráfico, a los Ayuntamientos de más de 25.000 habitantes y a las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla.

Se pretende que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, de servicio en las carreteras, realicen un control sobre al menos 60.000 automóviles, para determinar el grado de utilización de este dispositivo de seguridad entre los conductores y el resto de ocupantes.

El número de controles y el ámbito de actuación se ampliará a las vías urbanas en la medida en que colaboren las policías dependientes del resto de instituciones.

De los datos de estos controles que se realizarán entre los días 15 y 30 de octubre podrá deducirse el nivel de implicación de los distintos tipos de usuarios en el cumplimiento de la norma que obliga a utilizar el cinturón de seguridad, según sean conductores o pasajeros y dependiendo del tipo de trayecto que realicen en su viaje, de largo o corto recorrido, urbano o por carretera. La campaña tendrá apoyo en radio con la emisión de cuñas en las diferentes cadenas y la distribución de marcapáginas con las normas básicas de utilización del cinturón.

EN ACCIDENTE

Del análisis de los datos correspondientes a accidentes sucedidos durante el pasado año se desprende que resultaron muertos el 16,7% de los conductores que no utilizaban el cinturón, mientras que tan sólo fallecieron el 2,3% de los que sí lo llevaban.

En zona urbana resultaron heridos graves el 1,8% de los que lo utilizaban correctamente, frente al 6,2 de los que no hacían uso de él.

En general, sin contemplar en que ámbito se produce el accidente, la mortalidad del conductor implicado en accidente se sitúa en el 2% utilizando el cinturón, frente al 8% de los que no lo utilizaban en ese momento.

SU UTILIDAD

De los estudios realizados por la Dirección General de Tráfico se pueden extraer algunas conclusiones:

- Es útil en cualquier tipo de trayecto, corto o largo, urbano o por carretera. En los asientos delanteros y en los traseros. Por ejemplo: un pasajero de unos 50 kilos de peso, que viaja en el asiento trasero de un vehículo a 50 km/h puede producir una fuerza de 3.000 kilos en su desplazamiento sobre el asiento delantero.

También su uso es útil en caso de accidente con incendio o inmersión del vehículo ya que evitará los golpes que podrían dejar inconscientes a los ocupantes.

En ciudad, a velocidades más reducidas el cinturón puede marcar la diferencia entre resultar herido o ileso.

Dejar holguras en el cinturón mediante el uso de una pinza anula totalmente su eficacia.

El air-bag no sustituye al cinturón. Es su complemento ideal ya que ambos elementos están diseñados para trabajar juntos.

- Para niños deben utilizarse elementos de retención homologados y adecuados a su peso y estatura, hasta alcanzar los 36 kg. de peso o 1,50 de altura, en torno a los 12 años de edad en que deben utilizar el cinturón de seguridad.

DATOS DE USO

De las encuestas realizadas en 1996 y 1998, resultó que, en carretera, el 81% de los conductores llevaban puesto el cinturón de seguridad, mientras que en zona urbana el porcentaje que lo llevaban era del 42% en 1996, porcentaje que aumentó hasta el 54 en 1998.

En general la mayoría de los usuarios utilizan el cinturón de seguridad, pero descuidan su uso en vías urbanas y en trayectos cortos. También se da menor utilización por los pasajeros en asientos traseros.

Comentarios