Los consumidores tienen cada vez más instrumentos contra las estafas

El caso Opening, del que muchos aragoneses se han visto afectados, ha hecho reflexionar a los consumidores sobre sus derechos o cómo actuar frente a una posible estafa o timo. Cada vez existen en nuestro país más instrumentos a disposición del ciudadano para informarle y asesorarle; incluso, si fuera necesario, para interponer en su nombre la denuncia.

La historia del timo es casi tan antigua como la del hombre. Antes no existían instrumentos legales o asociaciones que salvaguardaran los derechos de los consumidores, los ciudadanos se encontraban desamparados ante los ?pillos?, que siempre lo eran a pequeña escala, y normalmente tenían que resolver el problema por la fuerza bruta. Hoy en día el panorama del ?timo? es diferente: en un mundo cada vez más amplio económicamente hablando, con empresas grandes y diversificadas, los consumidores son pequeñas piezas perdidas en la inmensidad del mercado. En este panorama nacen las asociaciones de consumidores y organismos públicos que pretenden engrandecer la figura y la voz de los ciudadanos.

Hace unos meses salió a la luz el caso de los taxistas madrileños que cobraban una carrera más cara a los usuarios de fuera de Madrid. ¿Qué hacer cuando nos sentimos estafados? ¿Qué pasos debemos seguir para interponer una denuncia? Paquita Álvarez, vicepresidenta de la Asociación de Amas de Casa y Consumidores del Somontano de Barbastro, responde a estas cuestiones: ?sobre todo hay que pedir el ticket, cuando cogemos un taxi en este caso tenemos que exigir que nos apunte el recorrido, dónde nos ha cogido y dónde nos deja, además de el precio, evidentemente. Si consideramos que el precio es excesivo, nos ha aplicado una tarifa diferente a la normal o nos ha dado más vuelta de la necesaria para llegar a ese lugar tenemos que acudir a los muchos sitios que hay para ayuda de los consumidores?

Una vez se ha producido la ?estafa? al consumidor le quedan tres opciones: la primera, actuar por su cuenta y denunciar, ante la policía, dando cuenta de los sucedido y aportando toda la documentación que considere necesaria para demostrar el hecho delictivo (no olvidemos, el timo es un delito). La segunda opción es acudir a una asociación de consumidores, que disponen de un gabinete jurídico para dar asesoría e incluso tramitará la denuncia si es necesario: ?evidentemente cuando un consumidor presenta los papeles o las pruebas que acreditan la realidad de una estafa o timo nuestros expertos jurídicos tramitan la denuncia e informan a la Dirección General de Consumo?

La tercera opción es reclamar ante un organismo público, en el caso de Aragón ante la Dirección General de Consumo, dependiente de la DGA, o en alguno de sus brazos municipales, las OMIC (Oficina Municipal de Información al Consumidor). Este organismo tramitará bien la reclamación bien la denuncia, ya que siguen procesos diferentes.

Un consejo que debemos seguir siempre es guardar las facturas y los resguardos, que nos deben facilitar en todas las tiendas; es nuestro derecho pedirlas, y su deber facilitarnos estos datos: ?siempre debemos conservar las facturas, puesto que si no nos encontramos con que no podemos demostrar el delito y no podremos actuar contra la persona o empresa que lo ha cometido?

Paquita Álvarez recomienda, ante todo, ?no dejarse engañar?, o no darlo por perdido, porque ?gracias a dios hoy existen los instrumentos necesarios para hacer frente a los timos?.

Comentarios