Estudios revelan que Huesca es una de las zonas de Europa donde se detectaron mayor número de actos de brujería

Este jueves se celebraba en Huesca una conferencia a cargo de Ángel Gari, sobre Brujería en Aragón, dentro del espacio Ibercaja castillo de Montearagón.

Datos manejados por el etnógrafo indican que en Huesca se produjeron las dos primeras denuncias en España con motivo de aquelarres de brujas, y que cinco de las grandes posesiones demoníacas colectivas que se produjeron en el viejo continente, entre finales del siglo XV y comienzo del siglo XIX, sucedieron en nuestras tierras.

En el mundo de la brujería en nuestra provincia, tener un control exacto de los casos es prácticamente imposible, ya que la inquisición, única que mantenía archivos escritos y actualizados, sólo manejaba un pequeño porcentaje de los casos denunciados, el resto seguían la vía de la justicia ordinaria o episcopal.

Sirva un dato como referencia, en la historia de la Inquisición se produjeron 5.900 causas de las cuales sólo 376 fueron de brujería y de las cuales sólo fueron condenadas 14 de las personas juzgadas. Por medio de la justicia ordinaria, en la alta Ribagorza fueron condenadas 22 en tan solo 15 días.

Se puede pensar que la brujería forma parte de la edad media, sin embargo, desde finales del siglo XIX hasta 1980 se han contabilizado mediante tradición oral 405 brujas en 200 lugares diferentes del altoaragón.

Huesca, además, es sitio de referencia en el mundo de la literatura mágica gracias a los escritos de Francisco Blas Lanuza, que escribió en el monasterio de San Juan de la Peña uno de los más importantes libros sobre demonología y posesiones, y a un cura de Huerto que escribió un manual de exorcismo, del que se publicaron 13 ediciones y que se mantuvo en vigencia hasta el siglo XIX

Comentarios