La delegación oficial sale hacia Roma para asistir a la canonización de Escrivá de Balaguer

20021004expedicion roma.jpg

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, encabeza la delegación oficial que representa a la ciudad de Barbastro este domingo día 6 en la canonización del Beato Escrivá de Balaguer. Quedan por delante varios días de apretada agenda en los que, además del acto oficial de canonización, se incluyen otros como una cena de recepción en la embajada española o la celebración, el lunes, de la Eucaristía de Acción de Gracias.

Antonio Cosculluela ha explicado el papel que desempeñará la delegación oficial dentro de los actos: ?salimos desde Zaragoza en un vuelo Charter junto con el consejero de Cultura, Javier Callizo, y más miembros de las instituciones aragonesas. Una vez en Roma nos uniremos a la delegación oficial, encabezada por la ministra de Asuntos Exteriores y algún otro ministro, aún por confirmar. Asistiremos a una serie de actos protocolarios, como una cena en la embajada española para la representación oficial?.

Estos actos tendrán lugar el sábado. El domingo se celebrará la ceremonia oficial de canonización, dirigida y oficiada por el Papa, Juan Pablo II. Un acto que reunirá a más de 250.000 personas, según datos oficiales, pero que seguramente se disparará. El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, afirma que a veces la propia ciudad de Barbastro no se da cuenta de la importancia que va a tener esto para el desarrollo de la ciudad: ?va a ser un acto multitudinario, e indistintamente de lo que pueda pensar cada persona para la ciudad supone un reconocimiento a nivel mundial, como ya está empezando a ocurrir, lo estamos comprobando estos días. Además va a repercutir en el desarrollo económico de la ciudad y de la comarca, por el turismo religioso, lo estamos viendo en otras ciudades europeas (caso de Lourdes)?.

En Barbastro sigue latente la obra y figura de Escrivá de Balaguer. Su casa natal es uno de los lugares más visitados, y una de las calles más grandes de la ciudad lleva su nombre, ?avenida del Beato Escrivá de Balaguer?, aunque ahora habrá que cambiar la placa, y colocar en su lugar la de ?avenida de San Escrivá de Balaguer?. Antonio Cosculluela recuerda el último discurso que el futuro santo pronunció en el salón de actos del ayuntamiento: ?fue en 1975, cuando se le otorgó, por parte de la corporación municipal, la medalla de oro de la ciudad. Ya antes se le había nombrado hijo predilecto de Barbastro. Puede que fuera uno de los últimos que pronunció en su vida, puesto que un mes o mes y medio más tarde moría en Roma?.

Comentarios