La falta de oxigeno en el agua de Huesca es la causa del olor de las últimas semanas

20021012VADIELLO nuevo.jpg

Ya se conoce el porqué del olor que desprende el agua de Huesca hace unas semanas. Ello se debe a un proceso denominado estratificación del agua característico de los pantanos profundos como el de Vadiello. Según ese proceso el agua más fría tiende a depositarse en el fondo, mientras que la más caliente permanece en superficie, es por ello que el último caudal del pantano, el que estamos bebiendo estos días en Huesca, contiene menos oxígeno que el de hace unos meses ya que ha estado menos en contacto con el aire.

En resumen el agua está menos oxigenada, explicaba el profesor Cuchí, de la Escuela Superior Politécnica de Huesca, y por eso desprende ese característico olor.

Esta menor oxigenación del agua no quiere decir que sea un agua de peor calidad, sino simplemente de características distintas.

Por otro lado la potabilidad del agua no depende de la cantidad existente en el Pantano sino, sobre todo, del tratamiento posterior que se haga..

El olor que estos días presenta el agua es un fenómeno muy característico en algunas cuencas hidráulicas, como es el caso de la del Jalón.

Así pues los científico han tenido que terminar explicando algo que ha causado más de un quebradero de cabeza a los técnicos municipales. Primero apuntaron la posibilidad de que el olor procediera del barro que se acumula en el fondo de los pantanos, se estudio la posibilidad de que una nueva cloradora estuviera confiriendo el hasta ahora misterioso olor, e incluso se llego a pensar que pudiera haber alguna filtración en la conducción. Al final el agua huele, sépanlo ustedes, por un fenómeno denominado estratificación de fluidos por temperatura.

Comentarios