Ni una hectárea

Cristina Pérez

Hay pueblos en el Pirineo a los que les llevan el agua con cisterna. El Pirineo no tiene ni una sola hectárea de regadío. Todo es de secano. Es decir del agua que tiene a bien enviar el cielo. Y últimamente no lo ha tenido a bien. En Teruel van a embotellar el agua que salta de un manantial y desde Zaragoza arranca hoy una campaña explicando el Pacto del Agua.

Los habitantes de las montañas del Pirineo cuando acuden a las manifestaciones anti-trasvase, lo hacen con desasosiego porque, saben, que una gran mayoría está diciendo ?no? a ese trasvase y ?si? al pacto del agua. Los montañeses tienen muchas cosas que hacer además de poner el grito en el cielo. Tienen que seguir guardando los montes, tienen que luchar para que su pueblo siga vivo, tienen que ahorrar para que sus hijos a los dieciocho años puedan ir a la universidad, (que siempre está lejos,) tienen que procurar que la sequía no queme los montes, tienen que cuidar a las aves que están a punto de extinguirse y que impiden que se talen los bosques de los que viven las serrerías, tienen que alejar el ganado de las zonas por las que puede pasar el oso protegido. Tantas cosas tiene que hacer .... que casi no tendrán tiempo de ver la campaña del pacto del agua donde no saldrán ni sus pueblos abandonados, ni sus carreteras acribilladas de socavones.

Por el llano y por la montaña andan seres humanos preocupados por su futuro. Nadie quiere que en esa búsqueda se enfrenten gentes que viven de su trabajo y, casi siempre, de mirar al cielo.

A lo mejor, por ahí, por el cielo llega la solución . Ya que el hombre no es capaz. Por el cielo. Con esta borrasca que acaba de nublar el horizonte y, sin embargo, ilumina las esperanzas. Que dure. Lo pide el llano y la montaña.

Comentarios