La lluvia aleja las restricciones y trae algunos daños a Huesca

En poco más de 12 horas caían en la capital oscense 35 litros por metro cuadrado; con precipitaciones generalizadas en la Hoya de Huesca y en el resto de la provincia, lo que repercute positivamente en el nivel de reservas de los embalses altoaragoneses. La otra cara de la moneda la encontramos en las inundaciones que se han producido en algunos puntos de la ciudad, especialmente en el polígono industrial de La Magantina, en las plazas San Félix y San Voto, y en la carretera Huesca-Apiés, por poner algunos ejemplos. También en algunos puntos del Parque Municipal Miguel Servet.

La atención, en las últimas horas, estaba centrada en el embalse de Vadiello, en el río Guatizalema, cuyo nivel de agua se había reducido a 2 hectómetros cúbicos, anunciándose la adopción de restricciones en caso de no llover en 15 días.

La situación de borrasca va a continuar en los próximos días, lo que permitirá recuperar el nivel de reservas en los embalses de la provincia, muy diezmado en casos como el de Vadiello y como el de La Sotonera, lo mismo que en Yesa, Mediano y Barasona.

El efecto de la lluvia caída hasta el momento es muy beneficioso para el sector primario, sobre todo pensando en la próxima labor de siembra de los cereales de otoño-invierno (trigo y cebada). El principal inconveniente se presentaría con el exceso de lluvias, que podría provocar cierta erosión en el suelo. El efecto en los cultivos de verano, como el maíz, se limita al retraso en la recolección del producto. Sí puede causar daños en la uva que quede por vendimiar.

Otro capítulo que se va a beneficiar de estas lluvias es el micológico, que adquiere cada vez mayor importancia en las diferentes comarcas altoaragonesas, incluso con la celebración de jornadas especialmente dedicadas a las setas. Es una actividad deportiva, social y culinaria que se convierte en uno de los elementos sobre los que se quiere cimentar la desestacionalización del turismo en la provincia de Huesca.

Comentarios