El temporal deja más de 40 litros por metro cuadrado en Huesca

Una cantidad de lluvia que ha supuesto un alivio para la situación del Pantano de Vadiello, cuyo nivel de reservas había llegado a su mínimo histórico, pero que también ha ocasionado numerosos problemas den la ciudad.

Así la nacional 240, junto al desvío de Quicena, a punto estaba de ser cortada debido a un gran charco que se formaba a primeras horas del miércoles.

Ya en la capital los Bomberos actuaban en diversos puntos del casco urbano. Así en el Polígono SEPES tenían que achicar el agua de algunas calzadas. En otros punto de la ciudad se producían obturaciones de alcantarillas que había que solucionar. Curiosamente no se recibían en el Parque de Bomberos llamadas avisando de inundaciones de garajes.

El edificio que se veía afectado por la lluvia y las goteras era la Escuela de Restauración.

El agua caída hace tres semanas ya puso de manifiesto la existencia de algunas goteras. En estos días, la empresa constructora había buscado su origen y, en principio, se pensaba que estos problemas se habían solventado. La realidad ha sido bien distinta. La lluvia caída provocaba numerosas goteras en el edificio principal de Capuchinas. Vestíbulo, pasillos, aulas y talleres de restauración presentan grandes charcos de agua en el suelo.

Desde la Consejería de Educación se ha anunciado que se va a negociar con la empresa la revisión y reparación de las goteras y los daños producidos por el agua en el interior del edificio. La Consejera de Educación tiene intención de visitar este jueves el edificio para interesarse por lo ocurrido.

También el parque Municipal Miguel Servet se ha visto afectado por la lluvia. Durante este miércoles se podían apreciar importantes charcos que en ocasiones llegaban a los 25 centímetros de profundidad.

Además el temporal causaba la caída de rocas sobre la N-260, a la altura de Boltaña en el kilómetro 446,5, cortando la vía en sentido a Sabiñánigo y un accidente dificultaba la circulación en Sopeira.

Comentarios