Cristóbal Montoro anuncia la supresión del IAE para el 92% de los contribuyentes

20040722cristobal montoro.jpg

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha indicado que la reforma de las Haciendas locales permitirá modernizar el actual sistema tributario de los ayuntamientos. Además, indicó que los municipios disfrutarán de una mayor capacidad normativa, de modo que podrán subir o bajar los tipos impositivos de sus impuestos y establecer una serie de beneficios fiscales.

En todo caso, el ministro subrayó que el nuevo modelo garantiza plenamente la suficiencia financiera de las corporaciones locales, tal y como se reconoce en el artículo 142 de la Constitución.

El sistema de financiación local que entrará en vigor el próximo año busca incentivar la creación de empresas y la creación de empleo, a la vez que fomenta las actividades que tengan que ver con fines sociales y medioambientales.

Más de 2 millones de contribuyentes dejarán de pagar el IAE

Cristóbal Montoro explicó que el nuevo sistema redefine y moderniza el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), de modo que un total de 2.118.863 contribuyentes de este impuesto dejarán de pagarlo a partir de 2003. Esta medida beneficiará básicamente a las pymes y a los autónomos y se encuadra en la política del Gobierno de favorecer a este colectivo, que supone la mayor parte del tejido y del empleo del país.

El nuevo IAE contempla otra serie de medidas para fomentar el empleo y la actividad económica, como son: la exención de las nuevas actividades durante su primer año de vida y la bonificación del 50% de la cuota durante los cinco años siguientes; además, se da a los ayuntamientos potestad para que apliquen una bonificación de hasta el 50% por creación de empleo.

En el nuevo IAE ya no se tendrá en cuenta el número de empleados para fijar la tarifa, de modo que se elimina el carácter penalizador que tiene el actual IAE. Sí se tendrá en cuenta para la tarifa la cifra de negocios; en este sentido, quedarán exentas todas las personas físicas y, también, todas las personas jurídicas que facturen menos de un millón de euros al año. A las personas jurídicas que continuarán sujetas se les aplicará un coeficiente que será mayor cuanto más facturen.

La política del Gobierno de apoyo a la familia y a la mujer trabajadora también se refleja en el nuevo IAE. En concreto, la superficie que la empresa destine a guardería de los hijos de empleados y clientes se deduce de la superficie total utilizada para calcular la tarifa del impuesto.

Además, el IAE servirá para fomentar la política medioambiental, ya que da a los ayuntamientos la posibilidad de bonificar hasta el 50% de la cuota del impuesto a las empresas que utilicen o produzcan energía renovable.

Por último, dentro de la política de acercamiento del IAE a la realidad, se revisan ciertos epígrafes de las tarifas, entre otros, el aplicable a las empresas de telefonía móvil, eximiéndoles a cambio del pago de la tasa por suministro de servicios (1,5% de facturación total).

Mejoras fiscales para la vivienda y para la familia en el IBI

El nuevo sistema de financiación local también introduce cambios en otra figura impositiva importante como es el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) con el fin de favorecer a la vivienda y a la familia.

En este sentido, la nueva norma ofrece a los municipios la potestad para establecer el tipo de gravamen de las viviendas en una banda idéntica a la actualmente en vigor (entre el 0,4 y el 1,1%) facultándoles para aumentar hasta el 1,65% el tipo de gravamen aplicable a las viviendas que estén desocupadas. Además, el nuevo sistema permitirá diferenciar los tipos de gravamen en función de los distintos usos de los inmuebles urbanos (industria y comercio).

Por otra parte, los ayuntamientos podrán aplicar bonificaciones de hasta el 90% de la cuota del IBI para las familias numerosas. En todo caso, serán los municipios los que tengan potestad para aplicar estos cambios en el IBI.

Otras novedades

La mejora del medioambiente y la protección a los discapacitados centran los cambios introducidos por la propuesta del Ministerio de Hacienda en el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (circulación).

En concreto, se amplían las exenciones fiscales para los coches utilizados por personas con movilidad reducida y se da a los ayuntamientos la posibilidad de aumentar hasta el 75% las bonificaciones a los vehículos que utilizan carburantes o motores especiales respetuosos con el medio ambiente. Los municipios también podrán variar los tipos de gravamen del Impuesto de circulación según el tipo de vehículo.

El nuevo modelo de financiación local busca actualizar la tributación de las empresas suministradoras de servicios colectivos a la realidad económica actual. Esto significa que la tasa ya existente por ocupación del dominio público local (1,5% de la facturación total) se aplicará tanto a las empresas que usen redes propias como a las que empleen redes ajenas.

Los cambios también afectan a los otros dos impuestos locales. En el caso del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, se deducirá la tasa por licencia urbanística del importe del impuesto, cuando esta licencia se devengue.

En el Impuesto sobre Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía), el límite máximo permitido a todos los ayuntamientos a la hora de fijar la base y los tipos será el establecido actualmente para los municipios de más de 100.000 habitantes (hasta el 30%).

El nuevo modelo de financiación local se adecua a la evolución de la economía. Por un lado, el Estado cede a los ayuntamientos que sean capitales de provincia o con población superior a 100.000 habitantes, un porcentaje de la recaudación de las principales figuras impositivas: el IRPF, el IVA y los Impuestos especiales sobre la cerveza, el alcohol, los productos intermedios, los hidrocarburos y las labores del tabaco.

Los ayuntamientos se financiarán también a través de su actual Participación en los Tributos del Estado (PTE), que evolucionará igual que el conjunto de los impuestos que comparten el Estado y las Comunidades Autónomas, sin afectar en nada a la recaudación de éstas. Tanto la cesión de impuestos como la nueva PTE entrarán en vigor el 2004, cuando haya concluido el quinquenio vigente.

Comentarios