Guiris

Cristina Pérez

Aquí no vienen los guiris. Me lo decía entre risas hace poco un amigo, recordando que el turismo de playa cada vez está más poblado por esa especie de turistas que llegan en grupos, desembarcan en el hotel, se traen sus guías, sus animadoras infantiles, sus camisetas de fútbol y se disponen a hartarse de paella y sol. Haciendo cuentas, resulta que les sale más barato llegar a ellos, a ese punto de la playa que a los que no tenemos que coger ni el avión, porque la tenemos a cuatro horas de coche.

Luego están los hoteles hechos por y para ellos. El buffet libre es un paseo por el embutido a troche y moche, salchichas, hamburguesas, lechuga y en los ascensores las indicaciones de emergencia en inglés, en la piscina tres cuartos de lo mismo . Y cuando, por fin, te bajas a la playa, los encuentras que te llevan dos horas de ventaja de sol, que andan tentando a los ultravioletas en sus cuerpos blancos y que cuando regresan a sus puntos de origen tienen que acudir al médico para que les alivie las quemaduras de ese sol español tan dañino.

Esos cariñosamente llamados ?guiris?, no vienen aquí a la provincia. Es verdad. Porque el turismo que atrae esta tierra del Altoaragón es otra cosa. Diferente. Los extranjeros que se acercan, vienen atraidos por el Camino de Santiago llegan con su mochila y su bastón y sonríen siempre que te acercas a echarles una mano agradecidos. También están los que eligen el turismo de nieve, o los que se dedican a hacer senderismo, rutas a través de la historia....el que viene de más allá de los Pirineos, sabe que entra en una tierra modesta , sobria, que siempre está dispuesta a la acogida. Y como respetamos, nos respetan.

En Turismo que estos días anda de celebraciones, es un motor mucho más importante de lo que puedan pensar algunos escépticos. Pero sobre todo, es una forma de vida, una filosofia de trabajo, de servicio y no de servilismo. Es como en el amor, depende de lo que tú das, recibes. Pues lo mismo, si logramos ofrecer calidad, quien venga tendrá las cualidades que buscamos. Que me perdonen, pero si lo sabemos hacer bien mantendremos a los simpáticos ?guiris? a distancia.

Comentarios