La defensa de la fauna piscícola, principal bandera de las jornadas oscenses sobre los ríos

20021002piscicola.jpg

Desde este miércoles hasta el viernes 4 de octubre los ríos aragoneses están siendo sometidos a examen. La Universidad de Zaragoza y la ONG Ecologistas en Acción han organizado unas jornadas en las que se analiza la problemática de nuestros ríos.

Bajo el título ?Conservación y gestión del patrimonio fluvial aragonés?, varios ponentes exponen en Huesca la problemática a la que se enfrenta el ecosistema aragonés debido a la intervención humana. La excesiva explotación está haciendo que muchas especies autóctonas se vean afectadas y, en ocasiones, en peligro de extinción.

Es el caso de las náyades, almejas de agua dulce, que se encuentran en una delicada situación. Según uno de los ponentes, Rafael Araujo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, la difícil solución pasa por pedirle menos productividad a los ríos en el sentido económico; el 100% de los ríos no puede ser para producción energética.

Otra de las ponencias de la jornada ha sido ?La situación de la nutria en Aragón?, ofrecida por el técnico de la Dirección General de Patrimonio Natural y Medio Físico de la Generalitat de Cataluña, Jordi Ruiz, quien ha apuntado que, a pesar de haberse encontrado en peligro de extinción, gracias a la mayor conservación de los ríos de los últimos años se ha recuperado. Aún así aún quedan zonas en las que no habitan tantas nutrias como debieran. Ruiz apunta que la concienciación ciudadana en este aspecto, ha sido fundamental.

Las jornadas sobre el patrimonio fluvial, que por el momento cuentan con 40 inscripciones, ofrecerán otras ponencias como la contaminación de los ríos, la modificación de los cauces en el Curso Medio del Ebro o la ciudadanía ante la degradación de los ríos.

Actualmente en la provincia de Huesca hay alrededor de 1.000 kilómetros de cauces de ríos. Los ríos Gállego, Aragón, Cinca, Ésera y Noguera Ribagorzana son los que su aprovechamiento es mayor, aunque otros como el Ara, Alcanadre, Flumen o Guatizalema también soportan un importante caudal que se destina a diversas actividades como la pesca o deportes de aventura, entre otras.

Comentarios