Mundanzas, limpieza y equipamiento marcan los últimos días antes de abrir Capuchinas

La nueva sede de la Escuela de Conservación y Restauración de Huesca está recibiendo los últimos retoques para iniciar en breves días el curso escolar. Esta semana se ha culminado una mudanza, y se está a la espera de que llegue un nuevo cargamento de muebles, procedente de Valencia, para culminar el equipamiento. Al mismo tiempo, en estos días se procederá a la limpieza de todo el edificio. Además, esta semana debe instalarse la línea telefónica.

Así pues, estos son días de un gran movimiento en Capuchinas. Todo con el fin de que el próximo lunes se pudiese proceder a recibir a los alumnos, en un acto simbólico, puesto que las clases no comenzarán hasta unos días más tarde, mientras se acaba de acondicionar todo el edificio. Recordemos que su director será el escultor Javier Saura.

Los responsables de Educación pretenden que el curso se inicie en Capuchinas, por lo que, lo que en un principio estaba previsto para el 23 de septiembre, se retrasará hasta el 2 de octubre. La escuela de Conservación y Restauración cumple su tercer año, con lo que, a final de curso, saldrá la primera promoción, que ha venido estudiando los dos primeros años en la Escuela de Arte. Para el curso que está a punto de iniciarse, había un total de 30 plazas. La demanda de estos estudios es tal, que ha sido necesario realizar una prueba de acceso. Esta escuela superior imparte dos especialidades: pintura y escultura, y todo apunta que se completará con documentos gráficos. Al finalizar los estudios de esta escuela los alumnos conseguirán un título equivalente a una diplomatura aunque no tenga carácter universitario.

Los trabajos de remodelación de Capuchinas han sido realizados por la empresa Caminos y Construcciones Civiles Sociedad Anónima. Su coste ha ascendido a 1,2 millones de euros. Las obras han supuesto la finalización del edificio inacabado y paralizado desde 1993, cambiando su uso, de Centro de Día para la tercera edad a Escuela Superior de Conservación y Restauración. Se ha ampliado la superficie del edificio, pasando a disponer de 1729 metros cuadrados. El corazón del mismo, la antigua iglesia de Capuchinas, será un espacio multiusos. La remodelación del proyecto original fue encargado a la arquitecta Elena Canovas.

Comentarios