Las empresas con irregularidades en Bolsa, deberán hacerse pública la rectificación de sus datos contables

En los cursos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, que se están realizando en Formigal el coordinador del Libro Blanco para la Reforma Contable, José Antonio Gonzalo Angulo ha precisado que ?cuando una empresa haga mal las cosas en Bolsa, la rectificación de sus datos contables debería hacerse pública?. Este viernes el Presidente del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, José Luis López Combarros, será el encargado de la clausura del curso, ?La información contable en el contexto internacional. El marco de la reforma contable en España?.

La reforma contable que tiene que llevarse a cabo en España para adaptarse a las normas internacionales que entrarán en vigor en el año 2005, va a suponer una reforma del actual Plan General de Contabilidad y una reconversión profesional de los sectores implicados, según José Antonio Gonzalo Angulo.

Entre las cuestiones planteadas en el Libro Blanco que ha destacado Gonzalo, es la necesidad de ejercer un mayor control sobre las cuentas de las empresas cotizadas, es decir, que aporten información contable que hasta ahora no se da. También se recoge la recomendación de que la Comisión del Mercado de Valores tenga capacidad de sanción. ?La sanción más importante no es una multa o suspender la cotización sino publicar que una empresa tiene problemas. Esto sería demoledor. Por ejemplo, lo pero que le ha podido pasar a Enron es que le hayan puesto una multa, que se la han puesto, es que esté todos los días en los periódicos y que todo el mundo sea sospechoso de fraude informativo. Por esto, proponemos que cuando una empresa haga mal las cosas en Bolsa, la rectificación de sus datos contables se haga pública?, ha señalado.

En cuanto a la creación de un único órgano regulador, José Antonio Gonzalo Angulo considera que es fundamental que en él participen miembros de sectores privados como asociaciones profesionales, Universidad, empresarios, etc., porque ?le conferiría de más autoridad e independencia y no se vería como una imposición del Gobierno?. Ha manifestado también que ?es ahora el momento de aplicar estas medidas?. Sin embargo, de las 105 propuestas que recoge el Libro Blanco, considera que las que tienen más riesgo de no ser aceptadas son las más institucionales, las referidas al control y la emisión de normas. ?Algunas son elementales y al final se aceptarán pero otras son más políticas y tardarán más o tomarán una línea diferente Pero hay que tener en cuenta que fue el Ministerio de Economía quien encargó el libro y el Ministro se ha mostrado muy receptivo".

Sobre el proceso de reforma contable y de adaptación de las empresas a las nuevas normas, no cree que haya problemas en España puesto que ?el nivel de la contabilidad es alto, uno de los más aceptables de Europa. Los empresarios son bastante receptivos y se han adaptado a las circunstancias?.

Ha destacado el papel que deberán ejercer los auditores de cuentas, quienes tendrán que comprometerse más con la información exigida y reconvertirse profesionalmente. ?Hay que tener en cuenta que la contabilidad actual no es la aplicación de una ley sino el compromiso de que se informe de todos los hechos importantes de una empresa. Ahí no hay ley que valga y si se descubre que algo importante no esta reflejado es responsabilidad de los administradores, de los auditores, etc. Vamos cada vez más hacia una contabilidad que refleje la imagen fiel de la empresa. Por eso, los auditores son fundamentales en esta reforma?.

Por otra parte, Enrique Ortega, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas ha analizado los efectos fiscales de la incorporación del modelo normativo internacional, el Internactional Accounting Standards Board (IASB) a España. Ortega, ha explicado las recomendaciones del Libro Blanco al respecto que se fundamentan en tres cuestiones. Por una parte, que el cambio normativo sea neutral, es decir, que no afecte al impuesto; que se realice conforme al ordenamiento jurídico para que tenga eficacia fiscal y que el registro del gasto por impuesto sobre sociedades no se modifique porque el resultado es similar al actual.

Comentarios