"La reforma contable tendrá un coste económico elevadísimo", según los grandes grupos empresariales

En la clausura en Formigal del curso ?La información contable en el contexto internacional?, Ignacio Cuesta, director de política contable y financiera de Telefónica, ha manifestado que ? la reforma contable será positiva pero tendrá un coste económico elevadísimo para los grandes grupos empresariales. Una opinión que no comparte José Luis López Combarros, Presidente del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas.

Según Combarros, el proceso de adaptación de las empresas cotizadas a las nuevas directrices contables no va a tener grandes costes económicos ni de adaptación. Quién ha precisado que, ?las normas se publicarán a finales de este año y se iniciará una campaña informativa para que las empresas conozcan los puntos discrepantes con las normas que tenemos hoy?. En cuanto a las empresas que no cotizan y las individuales, el proceso se hará de forma paulatina, adaptando el Plan General de Contabilidad y el resto de normativas para que tengan más tiempo de preparar su adaptación. Sin embargo, López Combarros ha destacado la importancia de que estas empresas adapten también su contabilidad a las nuevas normas. ?Es muy difícil que las sociedades individuales no apliquen las nuevas normas si van a ser la base para preparar las cuentas anuales consolidadas?.

En cuanto al coste económico, considera que no va a suponer un gran esfuerzo para los grandes grupos. ?Tenemos la referencia de otros países pero nosotros partimos de una base mejor porque nuestras normas son casi iguales a las internacionales pero no espero que sean costes elevados para los grupos de empresas?. Una postura que en este curso no comparten los grandes grupos empresariales, como ha precisado Ignacio Cuesta, director de política contable y financiera de Telefónica, ?la reforma será positiva porque homogeneizará la información que tenemos que presentar en diferentes mercados pero sí que tendrá un coste. Se ha creado un grupo para analizar las normas y el impacto que tendrá y luego se darán a conocer a toda la organización. Esto sí tendrá un coste elevadísimo en sistemas informáticos, de personal, etc. Creemos que todas las áreas tienen que estar involucradas porque es más un cambio de mentalidad que un cambio contable?. En cuanto a este cambio de mentalidad, López Combarros considera fundamental el papel que juegan loas Universidades. ?Para que este proceso se haga razonablemente bien hay que formar a la gente. La gente que salga de la Universidad tiene que salir ya preparada en estos nuevos criterios?.

Comentarios