El BM Huesca ultima su puesta a punto en Logroño

20040716jordi rodriguez.JPG

Los de Toni Busto cierran la pretemporada de partidos amistosos en tierras riojanas con un triangular ante el Promorioja y el Calasancio. Dos equipos de inferior categoría que se medirán a un BM Huesca que poco a poco va recuperando efectivos y que espera contar con casi toda la plantilla para el comienzo de la liga en Granollers.

Israel Damont y el Pato Martínez siguen en el dique seco, mientras que para el próximo miércoles se espera la llegada de Radu Samoila para poder tramitar los papeles y la ficha del rumano. Quien si está ya con el resto de compañeros, a pleno rendimiento, es Jordi Rodríguez que por problemas laborales no ha podido entrenar con normalidad durante la pretemporada.

La fase final de la preparación está resultando muy interesante porque por fin se está viendo una mejoría en el juego de equipo, algo que al entrenador preocupa de cara a la liga. La obsesión de Toni Busto es mejorar la defensa, respecto al pasado año, para ser competitivos en un grupo que no será fácil. Además, el calendario no es muy favorable para el BM Huesca que tienen que medirse a equipos con los que el pasado año estuvo en los primeros puestos.

Mientras tanto, la junta directiva está buscando un patrocinador y dando un empujón al capitulo de socios con el objetivo de poder cubrir las previsiones que se han marcado en el presupuesto. Sobre todo en el primer capitulo se están intensificando las gestiones y en el club son optimistas. Respecto a los socios, todavía quedan quince días para que el equipo debute en casa y por lo tanto no hay excesiva prisa, si bien se espera poder alcanzar la cifra de los 400 para este año.

Comentarios