Comienza un curso decisivo para el campus universitario de Huesca

El nuevo curso universitario se ha iniciado con numerosas incógnitas sobre el campus oscense. La primera de ellas es cuál será la carrera que vendrá a sustituir a los estudios de medicina el próximo curso, y si se pueden cumplir en tan solo 12 meses todos los trámites que supone la puesta en marcha de una nueva titulación. Además, otras especialidades como Humanidades, Gestión y Administración Pública y determinadas ingenierías, podrían ser reconvertidas en el nuevo diseño de un Mapa de Titulaciones, un documento que deberá ajustarse a la nueva realidad social.

En el ámbito de las infraestructuras universitarias, este año comienza a funcionar a pleno rendimiento el edificio de la Escuela Superior de Agrónomos, más de 9.000 metros cuadrados, distribuidos en despachos, aulas, laboratorios, salones de actos y bibliotecas. También durante este curso se debe comenzar a construir el Polideportivo que albergará la Licenciatura de Actividad Física y del Deporte, una obra de más de 6 millones de euros, que acumula años de retraso si nos atenemos al calendario del Plan de infraestructuras universitarios presentado por el Gobierno de Aragón a principio de mandato. Eso por no hablar de la rehabilitación del Seminario, un edificio que el Ayuntamiento adquirió por 3 millones de euros, sobre el que la Universidad no termina de pronunciarse claramente.

Por otro lado es difícil, se apunta desde la Universidad, adelantar datos sobre la matriculación de este curso, ya que a fecha de hoy tan solo el 20 ó 30% de los alumnos han formalizado su matrícula. El resto está pendiente de las notas de la última convocatoria de la Selectividad. No obstante este curso se prevé un descenso parecido al del año pasado en el número de alumnos, ya que, todavía las nuevas carreras como Dietética y Nutrición Humana o la Licenciatura en Educación Física y del Deporte o el segundo ciclo de Agrónomos permitirán salvar los muebles, como ocurrió en el curso 2001-2002.

En el acto de inauguración del curso universitario el Rector Felipe Pétriz ha señalado que el descenso de alumnos este curso no llegará más allá de los 1.500 para toda la Universidad, en sus tres campus. Descenso que se quiere suplir con la incorporación de titulaciones propias y postgrados. Felipe Pétriz ha calificado este curso como decisivo para la Universidad por su adaptación a la LOU.

El Presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, ha recordado que términos como la investigación y la calidad de la docencia deben situar a la universidad aragonesa en el puesto que le corresponde.

Aunque para conjugar los mencionados términos es necesario que el Gobierno de Aragón, a través de la financiación haga un mayor esfuerzo, ha dicho Felipe Pétriz

Comentarios