Reválida Universitaria

Luis Laiglesia

En los últimos años la Universidad de Zaragoza había reprochado al Ayuntamiento de Huesca, no sin razón, que no hubiera hecho nada, y nada significa que no hubiera destinado una sola peseta, al desarrollo de los estudios universitarios del campus oscesnse.

Con la llegada del nuevo gobierno se inician una serie de contactos que terminan en la compraventa del edificio del Seminario, una compraventa que al Consistorio le supone uno de los mayores desembolsos económicos de lo cuatro años de mandato y que se cifra en 3 millones de euros, 500 millones de pesetas.

Se dice en ese momento que la ciudad, por primera vez en mucho tiempo, ha cumplido con sus deberes y ha hecho hasta dónde podía, algunos dicen que incluso más que lo que podía. Ahora es momento de mirar a la otra parte, a la propia universidad, y ver qué ha hecho por esta ciudad en estos cuatro años en los que se ha vendido más un proyecto que una realidad. Así las obras que contemplaba el plan de infraestructuras llevan un importante retraso, se dice que por contratiempos de última hora. Lo cierto es que existe una falta de gestión considerable en todo lo que hace referencia a esas obras que son competencia única y exclusiva de la universidad, que para eso es un organismo autónomo a todos los efectos.

En el nuevo curso que comienza los gestores universitarios tienen algunas asignaturas pendientes que deberán aprobar ante una ciudad y una provincia que ha contribuido más que cualquier otra de Aragón, primero a crear un clima de entendimiento entre las instituciones que se ven implicadas en el hecho universitario, y segundo a dotar de edificios y espacios, a través de inversiones multimillonarias, que para sí quisieran tener otras universidades españolas.

Entre las asignaturas pendientes se encuentra la de comenzar de una vez la construcción del edificio polivalente que albergará la Licenciatura de Ciencias de la Educación y del Deporte, una obra que acumula un retraso de más de un año, además de rehabilitar el edificio del Seminario, dónde se ubicarán los servicios centrales del campus, junto con el Vicerrectorado. Eso por no nombrar, ya en el ámbito académico, la necesidad de encontrar un recambio digno a los estudios de Medicina y una reorientación de carreras con baja matrícula como son Humanidades, Gestión y Administración Pública y determinadas Ingenierías Técnicas.

Comentarios