El nuevo vertedero de basura de Huesca entrará en servicio en el primer trimestre de 2003

20021014vertedero.jpg

Gonzalo Lapetra, presidente del Consorcio de la entidad que agrupa las comarcas de Alto Gallego, Jacetania y Hoya de Huesca, ha indicado a Radio Huesca Digital que el nuevo vertedero de Huesca ?va cumpliendo los plazos marcados? en el calendario establecido para su construcción y para el primer trimestre del próximo año podrá entrar en servicio

La construcción del vertedero de Huesca supone un paso definitivo para racionalizar la gestión de los residuos urbanos de la Agrupación nº 1. A partir de 2003 las comarcas de Jacetania, Alto Gállego y Hoya de Huesca contarán con un vertedero único, que cumplirá los requisitos normativos más exigentes. El departamento de Medio Ambiente esta invirtiendo 1,8 millones de euros ( 310 millones de pesetas. Los valores obtenidos sobre la producción de residuos son altos, oscilando según la época del año entre 0,8 y 1,6 Kg/hab y día, con una media de 1,4 Kg/hab y día, valores muy alejados de las medias habitualmente manejadas para la población de hecho (entre 0,6 y 1 Kg/habitante y día, según las características socioeconómicas de cada población).Estos residuos son generados por una población de hecho de 93.606 personas y de 124.040 de media estacional. El nuevo vertedero se construye en el barranco del Diablo, con una vida de 30 años .

La nueva infraestructura forma parte de las contempladas en el Plan de Ordenación de los Residuos Urbanos de Aragón, gestionadas por el Consorcio de la Agrupación nº 1, Huesca, que junto con el punto limpio de Huesca, ejecutado este año, la estación de transferencia de Sabiñánigo, cuya ampliación se realizará también este año, la estación de transferencia de Puente La Reina de Jaca, en fase de estudio, y la planta de clasificación, prevista para el año 2003, permitirá alcanzar los objetivos de gestión que se marca el Plan. La Agrupación Nº 1, estructurada entorno al municipio de Huesca, incluye las comarcas pirenaicas de Jacetania y Alto Gállego y la comarca de la Hoya de Huesca. En total 69 municipios, con al menos 277 núcleos habitados, con situaciones socioeconómicas muy variadas que van desde los núcleos marcadamente turísticos y activos a los rurales con población envejecida.

Una de las características más significativa es la marcada variación estacional, que en los núcleos pirenaicos ligados al esquí llega a multiplicar incluso por 10 la población de hecho. En todo caso esta situación no es ajena ni a los núcleos rurales agrarios de la Hoya de Huesca en los que la segunda residencia da lugar a notables incrementos en periodos vacacionales y fines de semana. Los vertederos de la agrupación Hasta el momento de la aprobación del Plan de Ordenación de la Gestión de los Residuos Sólidos Urbanos de Aragón, en el año 1998, la Agrupación disponía de 7 puntos de vertido, de los cuales únicamente 3 podían considerarse controlados, aunque ninguno estaba libre de problemas de gestión o implantación que ocasionaban destacados impactos sobre el medio.

Actualmente sólo se mantienen operativos los vertederos de Huesca, Jaca y Martes y se han sellado o se va a proceder en breve al sellado del resto de puntos de vertido. Con la construcción del nuevo vertedero de la Agrupación se dará por cerrado un ciclo, pasándose de una situación en la que convivían puntos de vertido incontrolado y controlado, a una situación en la que únicamente existirá un punto de vertido que cumpla las medidas de control más rigurosas.

Selección del emplazamiento

Para la selección de emplazamientos se analizó la aptitud del territorio del término municipal mediante una metodología de capacidad-impacto, plasmada cartográficamente con la ayuda de un GIS. Puestos de manifiesto los espacios con mayor capacidad y menor susceptibilidad al impacto, se realizó una labor de campo para localizar emplazamientos adecuados. Tras un proceso de selección se definieron con mayor detalle 4 alternativas, que valoradas se sometieron a la elección del Ayuntamiento, optando finalmente por el paraje del Barranco del Diablo, junto al actual vertedero. Proceso de construcción

El anteproyecto que sirvió de base para adjudicar el proyecto y la obra optó por un vertedero de media densidad, ya que se estimó razonable utilizar los medios mecánicos disponibles, en concreto una compactadora ?pata de cabra? recientemente adquirida para el actual vertedero de Huesca. En enero de 2001, se adjudica la redacción del proyecto para la construcción del vertedero. Este proyecto se sometió al Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental, formulándose la correspondiente Declaración de Impacto Ambiental, que señaló una serie de condicionantes que se han incorporado al proyecto constructivo. El presupuesto global de ejecución por contrata asciende a 1.868.517,11 euros (310.895088 pesetas) Los terrenos ocupados por el nuevo vertedero y resto de instalaciones están situados en el término municipal de Huesca, al norte del núcleo urbano, en el paraje conocido como Barranco del Diablo, junto al actual vertedero de RSU de Fornillos, adosado a la zona explotada para escombrera. Las instalaciones ocuparán el fondo de dicho barranco y la parte baja de las laderas, así como un collado que da salida hacia la carretera de Apiés, donde se ha hecho una reserva para las instalaciones de Clasificación y compostaje. El acceso a las instalaciones se realizará desde la carretera de Apiés, que dista apenas 250 m. en línea recta hasta las instalaciones de clasificación y compostaje. Las obras Las obras proyectadas incluyen el dimensionamiento del cuenco de vertido para la vida útil de 30 años y con mayor detalle las instalaciones necesarias para una primera fase de 5 años, que es la que se está ejecutando, junto con los servicios necesarios tanto para el propio vertedero como para las futuras instalaciones de reciclaje. El vaso de vertido adopta una forma irregular aprovechando tres pequeñas cuencas del barranco, dos de ellas desde cabecera, y la tercera sobre el propio barranco del Diablo que se desviará. La superficie ocupada será de 17,9 Has de zona útil de vertido, que se incrementa hasta 20,3 Has con el terraplén y desmonte del camino de servicio perimetral. El movimiento de tierras involucra en esta primera fase a 100.000 m3 de terraplén y arcillas para impermeabilización y a 140.000 m3 de desmonte, resultando un exceso de 40.000 m3 que se está acopiando en terrenos del vaso no utilizados en esta primera fase para su posterior uso en las labores de cubrición del vertedero. Todo el vaso quedará cerrado por un terraplén perimetral de 1.820 m de longitud, que facilitará el acceso a la zona en explotación. En la primera fase únicamente se ejecutará una de las cuencas del vaso, con una superficie de vertido de 4,5Has.

Comentarios