El Ayuntamiento de Barbastro podría interponer un recurso de casación ante el Supremo por los terrenos del cuartel

Los portavoces de los distintos grupos municipales analizan en estos momentos la sentencia dictada por el TSJA que sobre la propiedad de los terrenos del antiguo acuartelamiento General Ricardos de Barbastro, que es contraria a los intereses del Ayuntamiento.

Será el próximo miércoles, día 11, cuando se vuelvan a reunir con el letrado que ha representado a la Corporación municipal en el contencioso abierto contra el Ministerio de Defensa para lograr la reversión de los terrenos, y se adopte la decisión de interponer o no un recurso de casación al Tribunal Supremo.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, ha señalado que ésta es una opción que no se descarta, al tiempo que ha manifestado la intención de la Junta de Portavoces de seguir negociando con Defensa, con la que ha dicho, ?no existen posiciones tan diferenciadas? en cuanto al cierre de un hipotético acuerdo acerca de la reversión de los 186.000 metros cuadrados de terrenos.

Cosculluela también ha hecho referencia a la actitud del PP en este asunto, indicando que los portavoces del resto de grupos políticos se han mostrado molestos por la actitud de los populares y su iniciativa de emitir una nota de prensa desvelando la orientación de la sentencia antes de discutirla en Junta de Portavoces, tal y como habían acordado.

El primer edil ha apostado por la unidad entre los diferentes grupos políticos que componen la Corporación municipal aludiendo a la actitud del PP y el planteamiento de un proyecto alternativo al consensuado por el resto de los grupos, ya que ha dicho ?el ir de por libre planteando cosas alternativas? a las que plantea el equipo de Gobierno es ?ir contra los propios intereses de la ciudad?.

Unos terrenos que el Ayuntamiento cedió en 1919 al entonces Ministerio de la Guerra mediante un contrato escrito y con unas determinadas condiciones. Sin embargo, la contienda civil acabó con los documentos que recogían esa cesión y en el año 1947, el Ministerio de la Guerra registraba a su nombre los citados terrenos.

A día de hoy, tras abandonar las unidades militares esas instalaciones, actualmente en desuso, el Ayuntamiento reclama la reversión de las mismas para recalificarlas y construir viviendas y futuros equipamientos para la ciudad, recogidas en un proyecto que Defensa rechaza por considerarlo ?insuficiente? dadas sus expectativas de rendimiento económico.

Comentarios