Cartas al Director: "Casa Susín": sentido y sensibilidad hacia el patrimonio cultural

"Casa Susín": sentido y sensibilidad hacia el patrimonio cultural.

A estas alturas de la película ha quedado claro que ?Casa Susín? puede ser derribada con el consentimiento del Director General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón y con la bendición del Consejero de Cultura y Turismo de dicho Gobierno. Desde nuestro punto de vista, y una vez más, nos encontramos con la paradoja de que quien tiene que velar por la conservación del patrimonio aragonés mira para otro lado o, dicho en otros términos, se queda en el análisis más superficial de la realidad que envuelve a este edificio emblemático, y se apresta a contrarrestar los esfuerzos que el propietario hace por conservarlo, caso por desgracia excepcional en nuestra ciudad llena de ejemplos de derribos que buscan la rentabilidad económica por encima de cualquier otra consideración patrimonial, social o arquitectónica.

Es una triste realidad que ha permitido un rosario de destrucciones de nuestro patrimonio de las que luego, cuando resultan irreversibles, nos lamentamos con auténticas lágrimas de cocodrilo. Así Huesca ha ido perdiendo personalidad y de seguir en este camino podemos llegar a ser la ciudad más anodina y despersonalizada de nuestro entorno. Si queremos aspirar a ser una ciudad con potencial turístico debemos fomentar nuestro entramado urbano histórico, los pocos edificios singulares que nos van quedando y usarlos para explicar nuestra historia a aquellos que nos visiten. Parece que algunos quieran encerrar esta nuestra historia en un museo de diseño al que llevar a quienes nos visiten para que contemplen nuestro pasado en un recorrido de dos horas que acabe en una caña con olivas. Desde luego no es el modelo de visita que queremos. Desde CHA preferimos que paseen nuestras calles y en ellas sientan y revivan nuestro rico pasado de ciudad.

En esta ciudad, que aspiramos a seguir mejorando, entendemos que "Casa Susín" tiene un importante papel que jugar. No sólo por la rotundidad de su semisótano o porque el edificio goza de un espacio abierto, así como de un jardín que le hacen merecedor de un valor añadido en cuanto a su calidad paisajística y ambiental sino porque, a pesar de sus modificaciones a lo largo de la historia, ?es potencialmente rescatable? según reconoce el arquitecto del departamento de cultura en su último informe y, sobre todo, porque es una pieza clave, a nuestro modo de ver, en el entramado urbano que rodea la basílica de San Lorenzo. Su presencia restaurada sería la mejor opción para realzar la nueva imagen de ésta.

Aunque tengamos la autorización para su destrucción debemos apelar a la visión histórica, a la sensibilidad, a la consolidación inteligente de nuestra ciudad y a la irreversibilidad de esta medida para replantearnos lo que se quiere hacer en el entorno de San Lorenzo, cuya declaración BIC debiera completarse con la de los elementos significativos de sus inmediaciones.

Si es necesario separemos la travesía de Azlor de la unidad de ejecución actualmente planteada. Estamos a tiempo de evitar un desaguisado que no tendría remedio si de aquí a unos años se diese la razón a APUDEPA y a la propiedad en el contencioso que tienen planteado. A ello puede contribuir la movilización ciudadana sin la cual no será fácil corregir una decisión política tomada en el ayuntamiento y que, al menos parte del equipo de gobierno (PSOE-IU) defiende con vehemencia con el argumento de que "Casa Susín" es una ruina.

Cada día que pasa aparecen más datos que confirman la importancia histórica de "Casa Susín" y desmienten aspectos de los primeros informes emitidos. Si se sigue investigando seguro que aparecerán más. Sobre todo si esa investigación es rigurosa. No cometamos otro atentado a nuestro patrimonio del que en el futuro nos hayamos de arrepentir.

Comentarios