Aliaga pide explicaciones al ejecutivo central por el resurgimiento del proyecto Aragón-Cazaril

El Consejo de Ministros del próximo viernes 13 de septiembre aprobará el Decreto de Infraestructuras Eléctricas 2003-2007 en el que está incluido el proyecto de línea de alta tensión Aragón-Cazaril. A pesar de que, por el momento, no está claro si se llevará a cabo este proyecto, el consejero de Industria, Comercio y Desarrollo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, ha solicitado una reunión con el Consejero de Estado para que el ejecutivo autónomo explique por qué figura esta línea.

Aliaga ha declarado no entender por qué este proyecto está incluido dentro del decreto ya que hay una declaración no de ley de las cortes y una sentencia del Tribunal Supremo en las que se pone de manifiesto la no viabilidad de este proyecto a causa de su impacto medioambiental. Además, el consejero de Industria afirma que no se puede ir en contra de los municipios afectados.

Aliaga no ha entrado a valorar las declaraciones del diputado del Partido Popular por la provincia de Huesca, Ángel Pintado, en las que afirma que el proyecto de línea de alta tensión Aragón-Cazaril ?está muerto desde el punto de vista político?.

Desde la Consejería de Industria se apunta que tiene que haber interconexiones eléctricas entre países y que España es el último eslabón de la cadena europea. También se afirma que desde el gobierno central se solicitó la opinión de la comunidad autónoma acerca de las necesidades energéticas de Aragón, y en ellas no se incluye esta línea debido al clamor de los valles del Pirineo.

Las voces críticas llegan también de otros ámbitos como es el caso de Rosa Pallaruelo, presidenta de la Mancomunidad del Sobrarbe, que asegura no entender que se siga trabajando en un proyecto sobre el que se afirma que está muerto, contraviniendo, además, los mandatos de la Red Natura 2000. Incide en el impacto que tendría la ampliación de la línea que pasa por Bujaruelo, un valle que linda con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Pallaruelo insiste en que, por culpa de proyectos como la línea Aragón-Cazaril, no se puede poner en peligro iniciativas de futuro por las que están apostando las comarcas pirenaicas como es el caso del Sobrarbe.

Comentarios