Junio registra la temperatura máxima y mínima del verano

?Atípico? es la palabra más oída este verano para referirse al tiempo. Prueba de ello son los datos de las temperaturas veraniegas, que se encuentran bastante lejos de las propias de la época estival. La temperatura máxima y la mínima se registraron en el mismo mes, junio y fueron de 35.4 y 6.2º respectivamente. La racha de viento más fuerte, que alcanzó los 66 kilómetros por hora, también se registró en el mes de junio.

Con una media que ronda los 20 grados de temperatura, es obvio que éste no ha sido un verano típico altoaragonés. Mientras que otros años los termómetros rondaban los 30º y el día más caluroso se rozaban los 40, éste la media se sitúa más cercana a los 20º.

El día más caluroso ha sido el 22 de junio, con una temperatura de 35.4º a las 16.30 horas y el más frío, ese mismo mes, el día 7 a las 5.30 horas, cuando los termómetros descendieron hasta 6.2. Pero las bajas temperaturas no han ido acompañadas de agua ya que entre junio y septiembre han caído 131 litros por metro cuadrado. Esta cifra, a pesar de ser elevada, no es beneficiosa para la provincia ya que la mayor parte de esos litros han caído de forma torrencial y han causado importantes daños en las cosechas.

Durante estos nueve primeros días del mes de septiembre los pluviómetros han recogido 9.8 litros por metro cuadrado en la provincia, de los que 8.6 cayeron este pasado domingo.

El viento, por su parte, tampoco se ha hecho notar. La racha más fuerte se registró en el mes de junio, concretamente el día 8 a las 14.30 horas y fue de 66 kilómetros por hora. Sin embargo, gracias a que la mayor parte del verano no se ha dejado ver, la velocidad media se sitúa rondando los cinco kilómetros por hora.

Comentarios