El sector servicios se resiente de las bajas temperaturas del verano

No sólo los que se iban de vacaciones han clamado al cielo al ver las previsiones de este verano para toda la península. También todos los sectores que esperan la llegada del calor para ?hacer su agosto?, han visto cómo las ventas han descendido a causa del tiempo. La piscinas, los comercios o las terrazas han sido testigo de ello.

Las variaciones en los termómetros oscenses y las temperaturas poco propias de estos meses de verano han repercutido en todos los sectores económicos. Los oscenses han ido menos a las piscinas municipales, la venta de helados ha descendido, las terrazas no se han llenado tanto como otros años y los equipos de aire acondicionado no se han encendido.

Aquellos que ya disponían en sus hogares de un equipo de estas características no han tenido muchas oportunidades para activarlos, mientras muchos de los que habían previsto instalarlo este año, se han echado atrás. La pequeña ola de calor del mes de junio, que permitía augurar un verano caluroso, supuso un importante incremento en la venta de estos aparatos. Al final, todo se quedó en agua de borrajas y la venta ha sido más escalonada.

El comercio también depende de las temperaturas y el oscense puede confirmarlo este verano. Las importantes ventas de ropa más ligera y propia de esta temporada se relajaron con los vaivenes de los termómetros y los comerciantes ya están esperando la ansiada llegada del otoño.

Las terrazas, unas de las grandes triunfadoras del verano oscense, han visto cómo la falta de turistas, tanto nacionales como extranjeros, han dejado libres muchas de las mesas de los negocios del centro de Huesca.

La venta de helados, ese producto típico del verano, también se ha visto perjudicado por las inclemencias del tiempo. Este mercado busca ampliar su temporada y ?educar? a los oscenses para que los helados no sean sólo para el verano.

Y de alguna forma ligadas a los helados están las piscinas, que este año tampoco han hecho su ?agosto?. Desde el patronato de deportes nuevamente se señala que el mes de junio fue muy bueno, pero la falta de calor ha generado una paulatina pérdida de clientes. El mes de septiembre acostumbra a ser bueno para aquellas piscinas que permanecen abiertas hasta mediados de mes, pero este año no está siendo así.

A menos que un fenómeno meteorológico totalmente atípico traiga una ola de calor a la provincia, las piscinas cerrarán sus puertas el próximo domingo 15 de septiembre.

Comentarios