Más de 2.800 asociaciones están registradas en Huesca

Desde la llegada de la democracia y con ella las libertades, el asociacionismo es un práctica que prolifera año tras año. En total, 2.836 asociaciones de todo tipo se han constituido en Huesca en los últimos veinte años. Las más numerosas son las asociaciones recreativas, más de 200, seguidas de las de vecinos y padres de alumnos.

El Registro General de la DGA en Huesca clasifica las asociaciones en ocho secciones según su naturaleza. Pero este sistema es relativamente moderno, ya que se utiliza desde 1995. Para constituir una asociación, se debe acudir a este registro y, previo pago de 30 euros, se crea la nueva asociación, que debe disponer de una sede social, unos estatutos y un mínimo de tres socios.

La jefa de negociado de política interior de la DGA en Huesca, Pilar Blasco, asegura que muchas asociaciones dejan de funcionar pero no se dan de baja, por lo que es difícil calcular cuántas están en activo en la actualidad. Los jóvenes son los mayores creadores de estas entidades y los que, con frecuencia, no las borran del registro una vez finalizada su función.

Las asociaciones de la provincia son de lo más variopintas. Asociaciones de casas regionales, para la defensa de los intereses, literarias, filosóficas, gastronómicas, agropecuarias, de la tercera edad... El número de sociedades registrado, clasificadas en función de su naturaleza, varía desde una sola, como es el caso de las asociaciones literarias hasta las más de doscientas asociaciones recreativas que hay en el Alto Aragón.

La finalidad de crear una asociación, generalmente, es la de reunir a varias personas con un hobby o interés común para intercambiar opiniones, realizar exposiciones, defender o asesorar a un sector de la población... Éste es el caso de la federación más numerosa de la provincia, FEACCU, que en la actualidad cuenta con cerca de 17.000 socias. Su presidenta, Isabel Leguina, apunta que las diferentes asociaciones que la constituyen buscan conseguir unos objetivos que una sola no logra.

Además de aquellos que buscan la defensa o el asesoramiento de inmigrantes, mujeres, profesionales... el interés por la lectura, la filatelia, la filosofía, las cuestiones sociales, el folclore o los toros son motivos que llevan a los altoaragoneses a constituir una asociación o unirse a ella.

Comentarios