Altoaragoneses en Manhattan, un año después del 11-S

Entre las víctimas de los atentados del 11-S no hubo altoaragoneses, aunque son numerosas las personas de nuestra provincia que desde hace tiempo viven en Manhattan. Ellos mismos y sus familiares vivieron con especial nerviosismo esta jornada hace un año. Incluso hubo quien fue testigo de excepción de aquella tragedia. Es el caso de Carlos Galtier, nacido en Sabiñánigo, aunque sus familiares residen actualmente en Jaca, que trabaja en el edificio Chrysler, en la Oficina Comercial Española de Nueva York. Desde allí relató a toda España en directo a través de la televisión como se desplomaba la primera torre gemela.

En este primer aniversario el 11-S, Carlos Galtier, explicaba a Radio Huesca Digital, que ha pasado el día trabajando y que pese a que todo el mundo intenta pasar la jornada con normalidad es inevitable hablar de lo sucedido hace un año. Carlos afirma que la ciudad no ha cambiado esencialmente, pero sí han aumentado las medidas de seguridad con una mayor presencia militar y policial. Algo que también ha notado en su lugar de trabajo, el edificio Chrysler que ahora se ha convertido en el segundo más alto de la ciudad, tras el Empire State.

Hoy son numerosas las personas que se congregan en la zona cero de Manhattan para rendir homenaje a las víctimas. El altoaragonés Carlos Galtier explicaba que tras los atentados él tardó cerca de tres meses en poder visitar ese lugar, que ha llegado a convertirse en algo ?demasiado turístico y morboso?.

Carlos Galtier lleva nueve años trabajando en el edificio Chrysler, desde su oficina en la planta 45 siempre se había considerado privilegiado por las magníficas vistas de la ciudad. Unas vistas que según cuenta él mismo, ?siguen siendo magníficas, aunque es inevitable sentir que les falta algo?.

Comentarios