Las XI Jornadas Humanísticas de El Grado analizan la influencia de los clásicos literarios

?Los clásicos de la literatura son esos escritores que han manejado la pluma como Zidanne maneja el balón de fútbol, o como Jordan maneja el balón de baloncesto, o Sampras la raqueta, o Cyrano la espada. Un clásico es el escritor que pone el dominio del lenguaje al servicio de una interpretación inteligente y profunda de la condición humana?.

Así piensa el escritor y ensayista José Ramón Ayllón, que ha inaugurado las XI Jornadas Humanísticas con sede en El Grado, en las que participan un centenar de jóvenes procedentes de 12 Comunidades Autónomas, y que están organizadas con la colaboración del Patronato de Torreciudad.

Ayllón, autor de una veintena de títulos entre los que se cuentan novelas (Querido Bruto, Vigo es Vivaldi) y ensayos (Desfile de modelos, La buena vida, Luces en la caverna) tiene claro que ?si todo escritor debe iluminar la caverna en la que vivimos, un clásico es el escritor que más luz emite. Clásico es el escritor capaz de ayudarnos a entender cuestiones tan importantes y misteriosas como el amor, el sufrimiento, la libertad, la muerte, y lo único más importante que la vida: el sentido de la vida.?

Citando al Nóbel Octavio Paz, Ayllón ha realizado un elogio de la lectura: ?Leer es un ejercicio mental y moral de concentración que nos lleva a internarnos en mundos desconocidos que poco a poco se revelan como una patria más antigua y verdadera: de allá venimos.?

La conferencia concluía con la recomendación de 10 clásicos, que cumplen una triple exigencia educativa: amueblar la cabeza, fortalecer los motivos y educar la sensibilidad. De la Odisea de Homero a El señor de las moscas de William Golding, pasando por Apología de Sócrates de Platón, Pensamientos de Marco Aurelio, Confesiones de San Agustín, Macbeth de Shakespeare, Crimen y castigo de Dostoievski Rebelión en la granja de Orwell, La Biblia y El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl.

Comentarios