El agua, de nuevo, manzana de la discordia entre Iglesias y Arias Cañete

La oposición al trasvase de agua del Ebro al litoral mediterráneo y la necesidad de aprovechar este recurso en el territorio aragonés han centrado el discurso de Marcelino Iglesias, presidente de Aragón, en el transcurso de la inauguración del X Congreso de la Asociación Europea de Economistas Agrarios, que se va a desarrollar hasta el domingo. El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, le ha respondido que el Plan Hidrológico Nacional seguirá adelante.

Iglesias afirma que la agricultura depende indudablemente del agua, y que el regadío es esencial para la pervivencia de la población en el medio rural. Ha añadido que Aragón vive uno de los años más secos.

Respecto al trasvase, ha manifestado su confianza en que los argumentos medioambientales, económicos, hidráulicos, jurídicos,..., presentados por el Gobierno de Aragón, serán tenidos en cuenta por los tribunales y por la Unión Europea.

Arias Cañete ha apuntado, por su parte, que el desarrollo de Aragón está asegurado merced al Pacto del Agua y al Plan Nacional de Regadíos. Estos documentos constituyen la respuesta a las demandas de agua de esta Comunidad Autónoma. Ha añadido que el Plan Hidrológico Nacional seguirá su curso.

El presidente de Aragón ha apostado decididamente por el futuro de la agricultura del Valle del Ebro, que ?es mucho más segura y saludable, frente a la agricultura intensiva del litoral?.

Confía plenamente en que las poblaciones del Levante se decantarán por soluciones más rápidas, ecológicas y económicas cuando conozcan el proyecto definitivo del trasvase de agua del Ebro al litoral mediterráneo.

Según Iglesias, Europa tiene que volver a la proteína verde después de los problemas alimentarios del último año en cuya producción el Valle del Ebro puede ser un lugar privilegiado.

Comentarios