Desciende el número de licencias de armas en Huesca

Actualmente en la provincia hay más de 23.000 licencias de armas. La mayoría están en poder de personas que se dedican a la caza (casi el 90%). Le siguen los deportistas de tiro olímpico, agentes de seguridad, guardias jurados y personas particulares. En los últimos años, se ha comprobado que las cifras han variado muy poco y que incluso han ido en descenso, lo que se nota también en la venta de armas, aunque para al Alto Aragón la cifra supera la media de otras zonas de España.

Retirar una licencia de armas necesita una serie de requisitos y pruebas que realiza la Guardia Civil. Lo primero que se solicita es ser ciudadano de la comunidad económica europea, no tener antecedentes penales y un informe de actitudes psicofísicas, además de pagar las tasas correspondientes. Recientemente se ha añadido un examen sobre el manejo del arma.

En los últimos años, se ha producido un descenso en la venta también de armas, bien sean cortas (pistolas y revólveres), o largas (escopetas, rifles y carabinas). La duración de un arma y el descenso de las licencias son algunas de las claves.

La practica deportiva del tiro es una actividad que cada vez tiene más adeptos. En Huesca, el Club de tiro Loreto colabora no sólo en lo que es competición deportiva, si no también en realizar practicas de tiro y cursos de iniciación en este deporte.

Estar posesión de una licencia de armas no tiene un precio excesivamente alto. Para los cazadores, el test que realiza la Guardia Civil, el alta y el examen teórico cuesta alrededor de los 100 euros. Para los practicantes de tiro el precio es de unos 35 euros, más 32 para la licencia que permite participar en las competiciones deportivas

Curiosamente, los seguros de los clubes de tiro son de los más baratos, junto con el ajedrez, dentro de los diferentes deportes, ya que es una actividad muy segura y donde prácticamente no se produce siniestralidad.

Comentarios