Tranquilidad en las carreteras altoaragonesas en la operación fin de agosto

La operación ?fin de agosto? puesta en marcha el viernes por la Dirección General de Tráfico no ha registrado importantes problemas en la provincia de Huesca, donde está previsto que 300.000 vehículos circulen por sus carreteras. Tanto en la red principal como en la secundaria se circula con normalidad y fluidez.

La jornada está discurriendo de forma tranquila por las carreteras altoaragonesas. El único accidente ocurrido ha tenido lugar en la mañana del sábado en la N-230, sentido Lérida, en el término municipal de Baells. Los hechos han tenido lugar cuando el turismo, conducido por un hombre de 72 años, se ha salido de la vía. El conductor y el ocupante del vehículo, de 66 años y ambos vecinos de Barcelona, han resultado heridos leves.

En cuanto al viernes, día de inicio de la operación salida, se registraron dos accidentes graves. El primero tuvo lugar en la madrugada del viernes en la localidad de Jaca cuando un vehículo impactó contra una valla de protección. En él viajaban dos jóvenes que resultaron heridos de gravedad. Por otro lado, por la tarde una persona resultó herida grave al colisionar dos turismos en la carretera A-1234, a la altura de Osso de Cinca.

Y también en la madrugada del viernes los Efectivos de la Guardia civil detuvieron a un joven de 19 años y a un menor por conducción temeraria en la carretera N-230, dentro del término municipal de Alcampell.

Durante toda la operación especial se suspenden todas las obras que afecten a tramos carreteros y se prohíbe la circulación de trasportes y mercancías especiales y la celebración de pruebas deportivas.

Además, se ha registrado un incidente de montaña en ?Cuello Gordo?, en el Valle de Ordesa, donde el grupo de Rescate e Internación en Montaña de Boltaña ha rescatado a un montañero que sufrió una distensión de ligamentos en su pierna izquierda que le impedía caminar.

Comentarios