Millones de euros para el Alto Aragón dependen del cielo en septiembre

De la evolución que tenga el tiempo en las próximas semanas depende el nivel de ingresos en diversos sectores de la provincia de Huesca, con especial atención a la hostelería y a la agricultura. Las bajas temperaturas, para lo que es propio en verano, han propiciado que en algunos colectivos turísticos se haga un balance negativo del verano, especialmente del mes de julio, aunque la tónica general ha sido de satisfacción. En el sector primario se ha producido un retraso importante en el ciclo evolutivo de los cultivos, lo que pone en jaque, de no hacer calor, el resultado final de cosechas como la del arroz.

Muchos turistas se decantan por coger sus vacaciones en septiembre. Cada año son más numerosos los que se hospedan en Huesca con el fin de disfrutar de la tranquilidad de esta ciudad, de su cercanía al Pirineo, y de su excelente gastronomía. Los hosteleros esperan que acompañe el tiempo durante este mes, ya que, de lo contrario, la repercusión en sus rentas será importante.

En el caso agrario, la falta de calor habida este verano ha retrasado los cultivos propios de esta época. El maíz terminará su ciclo evolutivo sin problemas pero en el caso del arroz, a poco que bajen las temperaturas en las próximas semanas podrían echar por tierra todas las esperanzas de cosecha, tal y como ocurrió ya hace años con una recolección catastrófica.

En el caso de la alfalfa, la diferencia entre que haga calor o no está en que se podrán hacer esta temporada 6 ó 5 cortes, respectivamente. Dado el número de hectáreas dedicadas a este cultivo, a los buenos precios de venta y a la demanda existente en el mercado, dejarán de ingresarse un buen número de millones de euros.

Comentarios