9.000 personas en los Festivales de la Ribagorza

Tras casi 2 meses de disfrute de música clásica, de cámara, recitales de piano, violín, canción romántica o música antigua, los Festivales de la Ribagorza se despiden hasta la próxima edición con un éxito de asistencia que alcanzó las 9.000 personas. La música clásica se ha convertido así en un atractivo más de esta zona para los turistas tanto nacionales como internacionales.

El III Ciclo de Música Roda de Isábena se unía por primera vez a los festivales Clásicos en la Frontera y al Ciclo Internacional de Órgano y el resultado para la organización ha sido altamente positivo. Ésta es una de las novedades de este año pero para el próximo ya se está trabajando en la introducción de nuevos grupos como el de voces búlgaras. En Torreciudad se continua con la idea de obras de estreno. Y se trabaja en la idea de encargar a varios autores escenas sobre el retablo de Torreciudad para coro y órgano.

Además se quiere apostar también por los artistas aragoneses y se estudia para próximas ediciones la posibilidad de que se amplíe el proyecto a la otra parte de la frontera ofreciendo una propuesta conjunta con los festivales de Comilles , siempre y cuando la localidad francesa acepten la propuesta de la Ribagorza.

El Grado, Graus, Isábena, La puebla de Castro, Lascuarre, Secastilla, Luzás, La Puebla de Roda y Juseu son las poblaciones que han acogido en sus iglesias los conciertos de música antigua, piano o violín de la IV edición del Festival Clásicos en la Frontera. Además en la catedral de Roda de Isábena o en el Santuario de Torreciudad también se han celebrado los conciertos del III Ciclo de Música Roda de Isábena y del VIII Ciclo Internacional de Órgano. Esta iniciativa continuará el año que viene apostando por su doble objetivo: por un lado acercar a los aficionados música clásica de calidad y por otro promocionar una comarca rica por su patrimonio.

Los Festivales de la Ribagorza han contado con el apoyo económico de las instituciones, especialmente del Gobierno de Aragón y de la Diputación Provincial de Huesca.

Comentarios