Huesca vuelve de vacaciones

Comienza el mes de septiembre, se acabaron las vacaciones para cientos de oscenses que durante el mes de agosto han disfrutado del sol en la playa, del aire fresco en la montaña, de la música en los Festivales o simplemente del relax de la tumbona en la terraza de casa. Huesca toma color y forma. Las furgonetas de reparto vuelven a tomar las calles de la ciudad y los comercios que lucían sus carteles de? cerrado por vacaciones? abren sus puertas de nuevo para recibir a los clientes habituales.

El sector hostelero, el que mayoritariamente cierra por vacaciones en la segunda quincena de agosto, tras las fiestas de San Lorenzo, es el que ha notado una mayor afluencia de clientes en este inicio de septiembre aunque, según señalan trabajadores del sector, este verano se ha trabajado más que otros. El comercio vuelve también a abrir sus puertas, auque muchos establecimientos ya habían adelantado su vuelta, un sector que cada vez cierra menos esta quincena

El ayuntamiento, por su parte, también retoma el ritmo con la vuelta de los concejales, así como la administración pública y funcionarios que mayormente toman este mes de agosto para disfrutar de un descanso. Así pues, poco a poco, septiembre devuelve a cada uno a su lugar habitual y a sus ocupaciones.

También la vuelta al cole de los 15.000 alumnos de Infantil y Primaria la próxima semana, da los últimos retoques tras un verano en los que aulas y patios de recreo han sufrido intervenciones y mejoras. Son muchos los centros escolares de toda la provincia, en total unos 40, que durante este verano han aprovechado el descanso estival para realizar distintas obras de remodelación, construcción, ampliación y mejora. En la capital oscense hay que destacar la pavimentación del patio escolar en el colegio Juan XXIII que se iniciaba la semana pasado, con un presupuesto de 86.000 euros y la remodelación de los aseos en el Pío XII. En cuanto a los centros de secundaria las obras contemplan la modificación de la acometida de gas en el IES Sierra de Guara, la adecuación del sistema de detección de gas en el IES San Lorenzo y mejoras en la pavimentación y en la electricidad del Lucas Mallada. Una vuelta al colegio que cuesta una media de 600 euros por alumno con los libros de texto, cuadernos, mochilas y ropa.

Comentarios