Nuevo retroceso en el nivel de reservas de agua en Huesca

La reserva de agua embalsada en la cuenca del Ebro es de 3.255 hectómetros cúbicos, lo que representa un 50 por ciento de su capacidad total. Hace un año los embalses se encontraban al 59,4 por ciento, y hace una semana al 50,3 por ciento. En las regulaciones más significativas de la provincia de Huesca se han producido ligeros retrocesos en el nivel de reservas, aunque en el caso de Barasona, en el río Ésera, se ha registrado un pequeño repunte.

Todo ello a pesar de las tormentas que han afectado a la provincia de Huesca en las últimas semanas. Así Vadiello, que abastece de agua a la capital oscense, continúa con 3 hectómetros cúbicos, es decir, se encuentra al 19 por ciento. Esta circunstancia está provocando que en determinados sectores de la ciudad se perciba un desagradable olor a lodo en el agua de boca. Según fuentes municipales se están realizando análisis diarios y estos demuestran la potabilidad de la misma. El olor es, pues, una consecuencia del bajo nivel del embalse de Vadiello, y este desaparecerá en el momento en el que suba la cantidad de agua embalsada.

En el sistema de Riegos del Alto Aragón, el embalse de La Sotonera está al 23 por ciento, lo que permite, no obstante, poder llevar a cabo las obras de gran reparación de la presa, consistentes, en la actualidad, en la construcción de un aliviadero. En cuanto al complejo El Grado-Mediano, en el Cinca, se registra un retroceso en las reservas de 17 hectómetros cúbicos de agua.

En referencia al sistema del Canal de Aragón y Cataluña, el embalse de Barasona está al 29 por ciento, es decir, cuenta con 27 hectómetros cúbicos de agua. Desde hace muchas semanas, es la primera vez que se ha producido un aumento.

Y en Yesa, en el río Aragón, del que se abastece el sistema de Bardenas, hay 103 hectómetros cúbicos, un 22 por ciento de su capacidad total.

Comentarios