Julio y agosto rompen las estadísticas de tráfico con 18 muertos en el Alto Aragón

Los dos últimos meses han vuelto a ser, un año más, los más conflictivos en cuanto al tráfico en la provincia de Huesca. En julio y agosto, 18 personas han perdido la vida en la carreteras altoragonesas. Curiosamente este año ha sido al contrario que el pasado y el mes con más siniestralidad fue julio con 11 víctimas mortales. En agosto se registraron 7. En los meses estivales de 2001 se contabilizaron también 18 muertos, 5 en julio y 13 en agosto. La siniestralidad ha sido bastante similar en estos últimos años rebasándose en el pasado mes la cifra de más de 70 accidentes con heridos.

La cifra de 18 muertos en accidentes de tráfico, en tan sólo dos meses, supone una tercera parte de los que se registran durante todo el año. En 2001 fueron 60 las víctimas mortales en carretera en la provincia de Huesca y julio y agosto ya se han cobrado una tercera parte de esas víctimas.

Desde la Jefatura Provincial de Tráfico se han calificado estos últimos meses como muy aparatosos en cuanto accidentalidad. También hay que lamentar el fallecimiento de 8 jóvenes, menores de 25 años, durante el verano en las carreteras altoaragonesas.

Tráfico también ha constatado que se producen muchos más accidentes fuera de las operaciones especiales. Sin ir más lejos, durante los últimos días el transito de vehículos por las carreteras altoaragoneses fue muy intenso y la accidentalidad fue menor que en cualquier otro fin de semana.

En cuanto a las causas, el incremento de los sistemas de seguridad en los automóviles, las mejoras introducidas y el conocimiento de la red viaria, provocan una relajación muy peligrosa en la conducción. Lo cierto también es que la red viaria altoaragonesa es frecuentada por conductores foráneos, que no conocen con exactitud los tramos más conflictivos. La N-II y la carretera que une Huesca y Lérida son los llamados puntos negros, a los que siempre se hace referencia en la provincia.

Comentarios