Una nueva Escuela Superior para Huesca

El Gobierno de Aragón ha aprobado la creación de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Huesca, una Escuela que comenzará su andadura en el edificio de Capuchinas a inaugurar con el comienzo del curso escolar.

El edificio propiamente dicho está ya finalizado pero se encuentra a la espera de su equipamiento. En concreto esta Escuela Superior impartirá dos especialidades, la de pintura y escultura. Pendientes quedan pues otras dos de las que se habló en un principio: la de arqueología y la de documentos gráficos.

En principio el curso escolar para este tipo de estudios, enmarcadas dentro de las enseñanzas especiales, debería comenzar el 23 de septiembre, pero no se descarta que este año, debido a la puesta en marcha del nuevo edificio, se pueda retrasar.

A la nueva sede se trasladarán los alumnos que desde el curso 2000-2001 han seguido las clases de forma experimental en la actual Escuela de Arte. También parte del profesorado de la mencionada Escuela de Arte impartirá clases en el nuevo centro que, por otra parte, gozará de total autonomía y para el que habrá que nombrar un Director.

En estos momentos se está procediendo a los exámenes de admisión de los nuevos alumnos de estos estudios. En concreto se han ofertado un total de 30 plazas, de las que un 5% son de acceso directo, para las que se han presentado un total de 60 solicitudes. Al completar los estudios de esta escuela los alumnos conseguirán un título equivalente a una diplomatura aunque no tenga carácter universitario.

Los trabajos de remodelación de Capuchinas han sido realizados por la empresa Caminos y Construcciones Civiles Sociedad Anónima. El coste de los mismos ha ascendido a 1,2 millones de euros. Las obras han supuesto la finalización del edificio inacabado y paralizado desde 1993. En principio se iba a destinar a Centro de Día para la tercera edad, pero finalmente fue adaptado para albergar la Escuela Superior de Conservación y Restauración.

Se ha terminado ampliado la superficie del edificio, pasando a disponer de 1729 metros cuadrados, y el corazón del mismo, la antigua iglesia de Capuchinas, será un espacio multiusos.

La remodelación del proyecto original fue encargado a la arquitecta Elena Cánovas, profesional distinto al que diseño el proyecto original.

Comentarios