"Nosferatu. Poema apócrifo" en Mora de Rubielos

La compañía de teatro Che y Moche pone en escena este sábado a las 22:30 en el Castillo de Mora de Rubielos la obra de teatro ?Nosferatu. Poema apócrifo?, dentro de la programación del Festival Puerta del Mediterráneo que organiza el Departamento de Cultura y Turismo del gobierno de Aragón. El montaje está basado en la obra del mismo nombre del escritor aragonés Miguel Ángel Ortiz. Se trata de una ?historia poética y filosófica?, como le gusta definirla a la compañía, que adentrará al espectador en un viaje interior hacia el lado oscuro del ser humano.

Viaje al interior del ser humano

?Nosferatu. Porema apócrifo? narra la historia de un pintor que sufre un bloqueo de inspiración. Para salvar esta crisis creativa y personal se ve obligado a buscar en sí mismo y reencontrarse. En ese viaje interior, y guiado por Rensfiel, que personifica su conciencia, se encontrará con Nosferatu, su lado oscuro. Un lado oscuro que como explica Raquel Anadón, de Teatro Che y Moche, ?todos tenemos y necesitamos conocer para superarnos. El protagonista descubre la parte peligrosa de encontrase consigo mismo pero finalmente el amor le saca del naufragio?.

Teatro Che y Moche presenta una obra compleja, en la que el espectador podrá adentrarse por el entramado interior del ser humano, por los miedos personales que le impiden al protagonista avanzar. ?Esos miedos son parte de la naturaleza humana, son los que necesitamos conocer para superarlos y superarnos?, añade la actriz, ?el protagonista queremos que el espectador no salga vacío de la obra sino que reflexione?.

Montaje expresionista que recupera el valor del Títere-actor

Inspirándose en la película ?Nosferatu? del expresionista alemán Murnau, Teatro Che y Moche han diseñado una escenografía que recrea este ambiente. Buscando la integración de varias disciplinas artísticas, se apoyan en los medios audiovisuales, en las imágenes para recrear los sentimientos del personaje. ?Utilizamos naturalezas muertas y vivas, pinturas expresionistas, juegos de luces y sombras, etc. Son imágenes muy viscerales que ayudan a meterte en la historia?, explica Raquel Anadón.

Además, Teatro Che y Moche integra los títeres en la obra como un personaje más, personificando a Nosferatu. ?Ha sido un proceso de aprendizaje, conocer cómo dirigir a un títere, aportarle vida, conocer lo que nos podía aportar él a la interpretación. Ha sido un proceso bonito a través del cual hemos creado un ?monstruo bueno??, explica la actriz Raquel Anadón.

Música interpretada en directo

La música tiene un papel imprescindible en la representación de ?Nosferatu. Poema apócrifo?. Las obras, escogidas del repertorio romántico alemán, son interpretadas en directo por un cuarteto. Los músicos están integrados en la escenografía, creando un juego de sombras y dando la apariencia de estar proyectados sobre el escenario. ?Vimos que la música en directo aportaba mucha más fuerza que una banda sonora. Ayuda a transmitir todos los matices del texto y de la interpretación?.

Comentarios