Aragón, octava comunidad autónoma con más presos

Las 1452 personas reclusas en las tres cárceles de la comunidad, la de Zuera, Daroca y la de Teruel, sitúan a Aragón en octavo lugar en cuanto a mayor población recluida en sus instalaciones por detrás de Andalucía, Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla León, Canarias y Castilla La Mancha. La apertura de la prisión en Zuera el día 30 de julio de 2001, provocaba el traslado y posterior cierre de la de Huesca. En la actualidad el consistorio oscense apuesta por la construcción de viviendas y zonas verdes en la parcela de la cárcel que cuenta con más de 8.000 metros cuadrados.

En España hay un total de 86 cárceles y el Gobierno estudia ya la posibilidad de crear otras 4 debido al aumento de presos extranjeros que ha crecido en más de un 30% con respecto al año anterior. Ya en el último año el incremento de presos ha sido de más de un 10%. En concreto en los últimos 18 meses han ingresado en prisión más de 4.500 personas.

La creación de nuevos centros penitenciarios ayudará a descongestionar las prisiones que en este momento presentan ya saturación. Las previsiones del Gobierno son construir dos nuevas cárceles en Andalucía, Otra en Madrid y una cuarta en Levante. En las prisiones que son competencia del Gobierno central el número de reclusos asciende a 43.828. A los que hay que sumar los de Cataluña, cuyas competencias tiene transferidas en esta materia, con los que suman ya 50.000.

Desde 1996 se han inaugurado un total de 15 centros penitenciarios en nuestro país. En algunos casos se ha sustituido la antigua prisión que había en cada provincia como es el caso de Aragón con la macrocárcel de Zuera. Era el 30 de julio de 2001 cuando comenzaban a llegar los primeros presos a la nueva prisión de la comunidad procedentes de las prisiones de Huesca y de Torrero (Zaragoza) además de los aragoneses que cumplían condena en prisiones de otras autonomías.

La inversión ascendió a nueve mil millones de pesetas. Son instalaciones propias de una cárcel del siglo XXI; las adecuadas para cumplir las penas constitucionalmente.

En este centro penitenciario hay un muro de seguridad de veinte metros con zonas de alambradas y control informatizado. Dispone de talleres ocupacionales para facilitar la rehabilitación de los presos y de un dispensario, que quiere integrarse en la red sanitaria; también cuenta con una zona de guardería para hijos de presas, que están en la cárcel con sus madres hasta los tres años.

Comentarios