Más de 275.000 aragoneses residen fuera de la comunidad

Un total de 276.380 aragoneses residen actualmente en otras comunidades autónomas. Algunos de ellos regresan por unos dos días a su tierra con motivo de las vacaciones o fiestas patronales. En la otra cara de la moneda el 52,5 % de los aragoneses reside en el mismo lugar que nace, el 29,9 en otra localidad distinta pero dentro de Aragón.

HACIA CATALUÑA Y VALENCIA Según datos del Instituto Aragonés de Estadística (IAE) correspondientes al padrón municipal de habitantes de 1998, en la actualidad 276.380 aragoneses residen en otras comunidades autónomas, especialmente en Cataluña, la Comunidad valenciana y la Comunidad de Madrid. De ellos, 92.969 son turolenses que en su día se fueron a vivir a Barcelona, Valencia, Castellón y Tarragona fundamentalmente. Por eso, no es de extrañar que existan 57 casas o centros aragoneses en el exterior, 45 de ellos en España (21 en Cataluña, 10 en la Comunidad valenciana, 2 en la Comunidad de Madrid y los 12 restantes en otras comunidades como el País Vasco, Andalucía, Galicia, Castilla-La Mancha e incluso las islas Baleares y las Canarias). Los otros 12 centros aragoneses existentes, se encuentran dispersos por el planeta. En concreto 8 en América (5 en Argentina, 1 en Chile, 1 en Venezuela y 1 en Brasil) y 4 en Europa (Principado de Andorra, Toulousse, Bruselas y Amsterdam). "Con todos ellos se mantiene un contacto casi diario desde el servicio de Comunidades Aragonesas del Exterior dependiente del Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón desde donde además se articulan subvenciones para cada uno de ellos", indicaba esta mañana en la presentación de la reunión de Valderrobres el delegado territorial del Gobierno de Aragón en Teruel, José Miguel Espada. De hecho, este servicio dependiente del Gobierno regional ha otorgado este año 350.000 euros de subvención a estos centros para la realización de actividades y para mejorar los equipamientos e infraestructuras de sus sedes, algunas en propiedad y otras en régimen de alquiler.

Comentarios