Ansó celebra el Día de la Exaltación del Traje Típico

Este domingo la villa volverá a lucir sus mejores galas en la 32 edición del Día de la exaltación del traje típico ansotano. Los vecinos de Ansó se visten con los trajes antiguos de la localidad para mostrar su historia, recuperando las vestimentas heredadas de sus antepasados guardadas en los arcones particulares o en el ropero municipal.

Niños con el traje de bautismo, confirmación o periquillo, y mayores vestidos de alcalde, cofradía, fiesta, trabajo y boda desfilan por la pasarela situada en la plaza del Ayuntamiento para mostrar a los vecinos y visitantes de Ansó la riqueza de sus trajes. El resto del año esta riqueza de vestimentas se puede admirar en el ropero municipal, un auténtico museo.

A las cinco de la mañana comienzan a vestirse los ansotanos con sus trajes típicos para esta celebración, que como ha indicado la alcaldesa, Joaquina Brun, ?es conocida en todo el mundo y cada vez interesa más a los visitantes porque transmite la forma de vida en Ansó?.

El Día de la exaltación del traje típico comienza con la misa baturra, en la que participa la Coral Ansotana, para continuar con la muestra de los trajes y el concierto de la Banda de Música Santa Orosia de Jaca. La celebración finalizará con una verbena popular.

Por otro lado, la villa ansotana se siente discriminada por la Administración, ya que no recibe ayudas ni para mejorar sus accesos ni por las zonas de especial protección, que provocan que en la localidad se reduzca la actividad ganadera y forestal.

La alcaldesa de Ansó, Joaquina Brun, ha manifestado que tanto la serrería como la actividad ganadera cada vez van a menos por las trabas que se ponen por la protección del medio ambiente, y el turismo tampoco está demasiado boyante, no porque la localidad no disponga de buenos servicios, sino por el mal estado en el que sigue la carretera de acceso. Joaquina Brun ha manifestado que ?si no se reciben ayudas de la Administración no se pueden solucionar estos problemas?.

Joaquina Brun ha indicado que en la zona de Ansó se han calificado numerosas hectáreas como zona de especial protección, algo que no repercute en absoluto en ayudas económicas para la localidad, pero que está perjudicando a la actividad de la serrería, cada vez más reducida, y de la que viven 15 familias en Ansó.

Comentarios