Los sones cubanos ponen el broche de oro al festival Pirineos Sur

La Casa de la Trova (Cuba) y P-18 (Cuba/Francia) ofrecieron un magnífico espectáculo ante un auditorio totalmente lleno

Los sones cubanos inundaron la noche del sábado el auditorio natural de Lanuza, con la fuerza del son y el bolero, poniendo el broche de oro al Festival Pirineos Sur con las actuaciones de La Casa de la Trova (Cuba) y P-18 (Cuba/Francia).

Los primeros en subir al escenario fueron la Casa de la Trova quienes interpretaron una gran explosión de canciones cubanas recuperadas por las hermanas Fáez, Zaída Reyte, las hermanas Ferín, el Trío Miraflores, Cascarita y Lucía Lago. Durante su lograda actuación, improvisaron canciones relacionadas con Huesca y su provincia, mencionado las migas, el ternasco de Aragón y las bellas montañas de nuestra tierra, que emocionaron a los espectadores en una noche cálida y estrellada. Posteriormente cantaron ?Flor de venganza?, ?Perdón?, ?Triste muy triste? o ?Veinte años?.

Los ?trovadores? revivieron la tradición del son y el bolero para expresar los desamores, las vivencias o los recuerdos en canciones populares o serenatas. En la conferencia de prensa previa al concierto, las hermanas Fáez, con un excepcional sentido del humor indicaron que ?se les emborrachaba el corazón con tantas cosas bellas de esta tierra?. La Casa de la Trova inició una gira el pasado 15 de julio por Europa y afirmó sentirse en la provincia de Huesca ?como en casa?.

Cuba es un gran tesoro musical del que Europa sólo conoce algunas alhajas pero las dificultades económicas hacen peligrar parte de esa riqueza. Contra esa sentencia de olvido, catorce joyas elegidas de la cultura musical popular cubana de tradición oral se han salvado gracias a La Casa de la Trova, disco que recopila para la ocasión las voces de los artistas antes mencionados, que ayer cantaron en el escenario de Lanuza durante casi dos horas.

La selección musical es fruto de un rastreo profundo en busca de trovadores olvidados de esta cultura, la trova, que nació a finales del siglo pasado en las estribaciones de sierra Maestra y que ha vivido décadas viajando de boca en boca entre generaciones enteras de cubanos.

Tras esta actuación subió al escenario P-18, un grupo liderado por el músico francés Thomas Darnal, ex miembro de la célebre formación Mano Negra, quien realizó un magnífico espectáculo en vivo. Una vez separado este grupo, el líder y cerebro de la banda, Manu Chao, lanzó su primer disco en solitario en 1998, consiguiendo un gran éxito.

En el escenario, la mezcla de ritmos latinos con rock, hip hop, reggae, abierto punk y ranchera caldearon el ambiente hasta bien entrada de la madrugada. Con grandes ovaciones terminó esta edición del festival Pirineos Sur, que ha representado un nuevo éxito de público y calidad musical.

El balance final del festival será presentado esta semana por los responsables políticos y técnicos en una conferencia de prensa.

Comentarios