El Pirineo necesita agua

Una media de cuatro litros y medio por minuto es todo el caudal con el cuentan en algunos pueblos del Pirineo aragonés. Restricciones para regar y la necesidad de llevar agua con camiones, es el panorama de una buena parte de los vecinos que habitan estos valles. La falta de precipitaciones y de infraestructuras hace que el pesimismo asole estos pueblos que están viviendo, un año más, con el agua prestada.

Localidades del campo de Jaca como Osia, Bernués, Guasa o Navasilla esperan cada mañana la llegada del camión cisterna que les acerca el agua para el uso de boca. De regadíos ni hablar, así que Navasa, Ara o Barós han tenido que cortar el grifo a sus campos porque el liquido elemento entra con cuentagotas.

El futuro paradójicamente de algunos de estos pueblos está en grandes proyectos como el campo de golf en Badaguás, que acercará el agua de forma permanente. De momento los vecinos de una buena parte del pirineo reclaman también agua para ellos, como señala uno de sus alcaldes, Fernando Lacué, de la localidad de Guasa.

Mientras sigue planeando la amenaza del recrecimiento de Yesa, las cifras en el Alto Pirineo nos dicen que el agua acumulada en el primer semestre del año es un veinticinco por ciento menos que en condiciones normales. Los números facilitados por el Instituto Pirenaico de Ecología apuntan que faltan 112 litros por metro cuadrado para alcanzar los valores normales.

Por su parte, el teniente de alcalde del ayuntamiento de Jaca, Juan David Vila, reconoce que este problema se repite año tras año, aunque en esta ocasión la demanda de agua se ha producido con antelación respecto a otros años.

José Luis Benito, miembro de la Asociación Río Aragón, ha indicado que ?se habla de llevar agua de calidad a Zaragoza y los pantanos que existen aquí en el Pirineo nos sirven de poco. Aquí ya no es que se pida agua de calidad, que también, es que se pide simplemente que llegue el agua a todos los pueblos del Pirineo?.

Comentarios