Huesca ya huele a San Lorenzo

Comienza la cuenta atrás. La ciudad de Huesca vive las últimas horas cerrando los preparativos para las fiestas en honor a su patrón San Lorenzo. Los comercios ya visten sus escaparates de blanco y verde ambientando la ciudad y a todos los oscenses sacan del armario sus pañoletas. Ya se respira el ambiente festivo en Huesca y sobre todo el movimiento y la actividad de todos los oscenses.

Las calles están engalanadas con miles de luces, bombillas, guirnaldas y parrillas para ofrecer su mejor imagen tras el limpiado de las calles por parte de las brigadas que en las últimas horas realizaban una intervención a fondo en los rincones y lo que serán las zonas más transitadas durante los próximos días. Los hoteles no tienen camas disponibles pues la ocupación alcanza ya el 100%, y los bares y cafeterías preparan ya las terrazas y veladores que durante las fiestas laurentinas acogerán a miles de personas en un ir y venir de clientes que buscan el descanso durante unos minutos. Y entre todo el ajetreo de los preparativos, la albahaca comienza a invadir la ciudad que ya piensa en blanco y verde.

Las Peñas tras los desencuentros habituales en las semanas previas al inicio de la fiestas vuelven a la normalidad colocando ya los últimos detalles en sus espacios del recinto para que todos los oscenses vivan la fiesta a tope. Las ferias ya están instaladas esperando la llegada de los niños que serán los encargados de invadirlas para dar paso después al disfrute de jóvenes y mayores.

El cartel de San Lorenzo 2002 viste desde hace días ya Huesca, una ciudad que en breve se convertirá en un escenario móvil pues en diversos barrios se están instalando ya los escenarios que recogerán diferentes actuaciones como el del parque Miguel Servet que se dedicará a los grupos folklóricos o el de la plaza General Alsina y Luis López Allué que contarán con orquestas y actuaciones de diferentes grupos además del Paseo Ramón y Cajal o la Plaza San Lorenzo.

Además no se puede olvidar la devoción que despierta en numerosos oscenses los actos dedicados a la figura del patrón pues el fervor religioso por San Lorenzo convierte a los actos religiosos que se celebran durante las fiestas en unos de los más concurridos de todos los festejos, sobre todo el día del santo, en su procesión del día 10, la ofrenda de flores y frutos del día 15 o la misa de cofrades.

Sólo falta pues que el tiempo acompañe y que el cohete anunciador explote llenando la plaza del Ayuntamiento de alegría, jolgorio, vitalidad y sobre todo, de una fiesta que cuenta con 250 actos festivos para vivir San Lorenzo en la calle y un presupuesto de cerca de 360.000 euros (60 millones de pesetas).

Comentarios