Los inmigrantes también participan en las fiestas de San Lorenzo

Además de los oscenses y los turistas, Huesca cuenta con otro público que se implica y participa en las fiestas de San Lorenzo: los inmigrantes.

La capital altoaragonesa cuenta con un total de 1581 inmigrantes que conviven con los 45.777 autóctonos. Ellos también disfrutan las fiestas patronales de su ciudad adoptiva. Algunos, como a muchos oscenses, les toca trabajar, por lo que no pueden salir todo lo que quisieran. Otros, en cambio, es precisamente gracias a sus trabajos por lo que se pasan estos días en la calle. Pero los que más se involucran en ellas son la colonia ecuatoriana de Huesca, que participa en la procesión del día 10.

Todos ellos han asumido perfectamente que el objetivo de honrar al santo es divertirse y salir a la calle a disfrutar de esta mágica semana en la que la ciudad se trasforma, e intentan no desentonar.

Uno de los que este año tendrá que trabajar pero aprovechará los pocos momentos que tenga libre para salir a ver los festejos es Ivan Doerev, un búlgaro afincado en España hace más de diez años. Hace tres llegó a Huesca, por lo que ya es un viejo conocedor de las fiestas laurentinas, época que aprovecha para pasar un buen rato con los amigos.

Es el caso de Mamadou Diallo, un guineano que vive las fiestas trabajando. Él cuando puede, cuelga los bártulos de su venta ambulante, y se va a divertir con sus amigos.

En ocasiones los inmigrantes se asombran de las culturas españolas en general, y oscenses en particular, y las costumbres lúdicas. Los danzantes, el cohete anunciador o los actos religiosos les parecen cuando menos asombrosos, aunque en sus países de origen también cuentan con otros rituales simbólicos como éstos.

Comentarios