Huesca celebra as su patrón San Lorenzo

El baile de los danzantes ha despertado a la ciudad de Huesca en el día de su patrón. Cientos de personas se han reunido en la plaza de San Lorenzo desde primeras horas de la mañana para aplaudir y llevar el ritmo a los danzantes. A pesar de las temperaturas que no llegaban a las 14 grados a las 8 de la mañana, en la plaza no cabía un alfiler. Desde primeras horas cientos de personas esperaban la actuación más emblemática de la fiesta.

El dance de las espadas, el de los palos viejos, cintas, palos nuevos y ?degollau? para concluir con el dance de las espadas de nuevo. Este es el repertorio que siguen los danzantes y al que acompañan todos los oscenses que ya han aprendido de memoria después de tantos años de fidelidad a este acto.

El dance del Degollau ha resultado uno de los momentos más vibrantes. Los oscenses se han volcado y les han jaleado hasta el final. Las palmas inundaban la ciudad y el ruido de los palos resonaba en los oídos de todos los presentes mientras los danzantes muestran lo que todos quieren ver, el dance más esperado del año. Un dance que llena de orgullo a todos los oscenses y que supone un privilegio para aquellos que logran, por herencia familiar, llegar a ser uno de los danzantes que, guiados por su Mayoral, Victorino Solanes, bailan ante toda la ciudad los dances que representan a la ciudad de Huesca.

Una vez terminada la actuación de los danzantes, ha comenzado la procesión que ha contado con la presencia del presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, el vicepresidente del GA, José Ángel Biel, así como el consejero de Cultura, Javier Callizo, el de Sanidad, Alberto Larraz, la de Educación, Eva Almunia. el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, el delegado de Gobierno de Aragón, Eduardo Ameijide, y el presidente de la DPH, Antonio Cosculluela además de las principales autoridades de la Huesca y provincia, que presidirá también los actos conmemorativos del XX Aniversario del Estatuto de Autonomía de Aragón esta noche a las 22 horas en el Museo de Huesca.

La ciudad sigue viviendo la fiesta, inundando las calles con los colores blanco y verde y con un olor a albahaca que perdurará hasta el final de la fiesta. Vendedores ambulantes, los puestos de la calle del parque, las ferias, las charangas, las orquestas en diferentes puntos de la ciudad además de los conciertos, como el de Loquillo y los Trogloditas que actúan esta noche a las 11 en el Paseo Ramón Y Cajal de forma gratuita, son la tónica de una fiesta que al oscense le llega al corazón en su día Grande. ¡Viva San Lorenzo!

Comentarios