La Feria Taurina de San Lorenzo deja un mal sabor de boca a los aficionados

Ha sido una de las ferias más decepcionantes de los últimos años. Con un ganado muy flojo, sin apenas fuerza, y con la lluvia y el viento como tristes protagonistas tan sólo se salvan algunas pinceladas que nos dejaron toreros como Vicente Barrera, José Tomás, al que se le pudo ver poco, o Víctor Puerto y Miguel Abellán en la última corrida de toreo a pie.

Sin duda, la decepción más grande ha venido protagonizada por la escasez de fuerza de los toros. Tan sólo la ganadería de Javier Pérez Tabernero dio un poco de juego y trajo a Huesca la única corrida bien presentada. El resto, un fraude para los aficionados que han sido muy críticos con lo visto en el ruedo oscense.

En cuanto a las figuras, la lluvia del primer día deslució el espectáculo y ni ?El Juli? pudo levantar una tarde de perros y para olvidar. Vicente Barrera fue el más entonado, pero falló con la espada y se quedó sin premio.

Fue el oscense Tomás Luna el primero en abrir la puerta grande. Con el apoyo de su público se llevó dos orejas, uno en cada toro, muy trabajadas. El percance de José Tomás y el ?petardazo? de Curro Vázquez, sustituto de Enrique Ponce, dejaron la tarde más esperada en un pobre espectáculo.

El cartel ?rosa? de la feria lo protagonizaron Ortega Cano, Rivera Ordóñez y Javier Conde. Este último no supo rematar al mejor toro de la feria. Los otros dos, muy voluntariosos, fallaron con la espada y se fueron de Huesca ovacionados, pero sin trofeos.

La mejor jornada se vivió en la tarde del día 12. A pesar de la poca fuerza de los toros de Arauz de Robles, Víctor Puerto, Miguel Abellán y Sebastián Castella, ofrecieron una tarde muy entretenida y donde la trasmisión a los tendidos fue mucho mayor que en días anteriores. Esto propició que los dos primeros salieran por la puerta grande y, por lo menos, permitieran terminar la feria con un buen sabor.

La lluvia y el viento de los primeros días deslucieron el espectáculo, mientras que los toros fueron de lo peor de los últimos años. Todo ello nos deja una feria muy gris y de la que se esperaba mucho más.

Comentarios