"Huesca no debe perder más población", mensaje del presidente de la DPH en el día de la provincia

Bienvenidos todos un año más a esta Institución y a la celebración del DÍA DE LOS AYUNTAMIENTOS Y DE LAS COMARCAS DEL ALTOARAGÓN.

Un día que está especialmente dedicado a los Alcaldes, representantes de nuestros 202 municipios, y gestores directos de la política local.

Una gestión llena de dedicación voluntaria y desinteresada, que constituye el verdadero motor de nuestra provincia.

Para ellos, para los Alcaldes y concejales que conforman el tejido político municipal, mi más sincero reconocimiento y agradecimiento.

Transcurridos los tres primeros años de gestión del actual equipo de gobierno provincial, quisiera realizar un breve balance.

Estamos en una Institución gestionada en su gobierno por tres partidos, lo que ha significado estar abiertos permanentemente al diálogo, sugerencias y planteamientos, por parte de todos en aras a poner en marcha los mejores proyectos para nuestra provincia.

Esta forma de gobernar en este mandato, ha supuesto necesariamente un contacto permanente y un sano ejercicio del ?acuerdo?.

Un talante que, dentro de este espíritu de consenso, hemos sido capaces, desde el equipo de gobierno, de trasladar a todos los grupos políticos que forman la Corporación Provincial en los temas más importantes y cruciales para nuestros Ayuntamientos.

Un buen clima político que, a su vez, ha proporcionado un período de estabilidad que ha hecho más ágil la gestión y ha conseguido devolver al ciudadano la ilusión en las Instituciones.

A principios del actual mandato, con la Comunidad Autónoma cerramos el largo y complicado proceso de transferencias sanitarias con lo cual, la Diputación de Huesca conseguía especializarse un poco más en su verdadero cometido como es el de atender y apoyar al máximo a nuestros municipios.

Al preparar esta intervención, en una jornada a caballo entre lo lúdico y lo reivindicativo, he estado haciendo memoria de anteriores alocuciones realizadas con motivo de importantes acontecimientos y aniversarios.

Todas ellas tenían un punto en común: la permanente reivindicación de infraestructuras para la provincia de Huesca, la puesta en marcha de planes y la solicitud de apoyo económico tanto a nivel regional como estatal.

Asimismo, la provincia de Huesca entró de llenó en el proceso de comarcalización estando constituidas a día de hoy cuatro de las diez comarcas previstas.

Un proceso claro y diáfano que potenciará la autonomía de los Ayuntamientos para conseguir una mayor y más directa gestión del territorio.

Todo ello nos ha llevado a reordenar el verdadero sentido de esta Diputación Provincial; nos ha permitido centrarnos y encarar el futuro en aquellos programas que creo preocupan a todos los representantes municipales, sobre todo a aquellos pequeños municipios, que son los que mayoritariamente conforman nuestra provincia.

Como ejemplo de ello, cabe destacar el apoyo a los programas y a la gestión de infraestructuras básicas, así como aquellos que inciden en el mantenimiento de la población.

En el primer punto, entendemos que es muy difícil poder seguir manteniendo los pequeños núcleos de población sin unas infraestructuras dignas, que posibiliten el vivir en cualquiera de ellos.

Respecto al segundo objetivo, está claro que cualquier política demográfica o de asentamiento poblacional va en la línea de mantener -e incluso aumentar- población en esos pequeños pueblos.

Aquí quiero hacer una pequeña reflexión:

Debemos ser todas las Instituciones, tanto los responsables públicos como todos los sectores de la sociedad, los que entendamos que sin el esfuerzo de todos -y la complicidad de cada uno de nosotros- será muy complicado mantener esa red de pequeños núcleos de población, que son la verdadera garantía para la conservación de nuestro territorio.

Esta provincia no debe ser solamente una gran zona verde. Está claro que ello significa devolver el protagonismo al hombre dentro de los grandes espacios que tiene nuestra provincia.

Esto se puede conseguir a través de programas que atiendan a los principios de desarrollo sostenible, siendo respetuosos con esa gran riqueza medioambiental que tiene nuestra provincia.

Hay que poner en marcha los programas necesarios para hacer compatible el desarrollo que conlleva el asentamiento de población, con el respeto con el que todos debemos tener hacia la naturaleza.

También se deben exigir esfuerzos inversores a aquellos que tienen las competencias y los recursos económicos, porque sin las vías o ejes de infraestructuras precisas, será imposible desarrollarlos.

Estos son proyectos necesarios que también crean riqueza, asientan población, y favorecen un desarrollo armónico y equilibrado de nuestra tierra.

El carácter democrático y dialogante de esta Institución impide exigir o imponer nada a nadie. Preferimos la fórmula del debate y del consenso para conseguir resolver los problemas.

Un ofrecimiento de diálogo y consenso que espero consiga aunar objetivos a favor de Aragón en general, y del Alto Aragón en particular.

Pero quiero que esta forma de ser no se confunda y quede clara mi más absoluta reivindicación de todos los derechos que tenemos los más de doscientos mil habitantes que vivimos en la provincia de Huesca.

Así lo hemos demostrado hasta ahora y así seguiremos trabajando.

Una provincia que, a través de sus 202 municipios, ha demostrado tener una gran sensibilidad por recuperar el pasado y avanzar hacia el futuro.

Unos alcaldes y concejales que han tomado conciencia de que la actividad municipal en todos sus ámbitos, es un motor de desarrollo y de identidad que posibilita la transformación de nuestros pueblos y de nuestras gentes.

Apelando a este sentimiento de cultura, de historia, de tradición, y no olvidando el derecho de reivindicación, os deseo una muy feliz jornada laurentina en esta Institución, en esta Casa, que es la vuestra.

Comentarios