El SEPRONA detecta 100 infracciones en zonas de acampada de Huesca

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), en el marco de las actuaciones llevadas a cabo para el control de acampadas y campamentos de turismo, ha detectado durante este año cerca de 4.000 infracciones. En la provincia de Huesca se han detectado cerca de 100 infracciones en esta materia.

Acampar en lugares no autorizados, encender fuegos en lugares prohibidos, usar detergentes en ríos y arroyos y circular con vehículos fuera de los caminos y vías autorizadas son las acciones más comunes que han sido objeto de sanción por parte de la Guardia Civil.

Una de las misiones principales de la Benemérita en este ámbito es detectar y evitar posibles agresiones al espacio y los recursos naturales, así como en su caso, denunciar ante la autoridad competente las transgresiones que se observen.

El campamento de turismo es aquel que está debidamente delimitado, dotado y acondicionado para su ocupación temporal, donde se pretende hacer vida al aire libre, con fines vacacionales o turísticos y utilizado como residencia o albergues móviles.

Este tipo de acampada puede ser utilizado por cualquier persona mediante precio y puede ser público o privado. Están divididos en categorías, dependiendo de los servicios que ofrezcan al usuario.

La acampada libre se realiza en un medio natural mediante la instalación de tiendas de campaña o caravanas, con carácter eventual, esporádico o itinerante y fuera de campamentos de turismo autorizados.

Estas acampadas pueden ser controladas, cuando se realicen sobre zonas concretamente establecidas o cuando se realicen fuera de estas áreas controladas o de los campamentos de turismo.

Bajo el objetivo de minimizar el impacto que sobre el mundo natural se pudiera producir con esta actividad, existen determinadas prohibiciones u obligaciones, tanto para las instalaciones de los campamentos, como para los campistas, quienes no pueden establecerse en terrenos situados en ramblas, lechos secos de ríos y en los susceptibles de inundación.

Tampoco en un radio inferior a ciento cincuenta metros de los lugares de captación de aguas potables para el abastecimiento de poblaciones, ni a menos de quinientos metros de monumentos o conjuntos historico-artísticos legalmente declarados.

De la misma manera, no se permite establecerse en las proximidades de industrias molestas, insalubres, nocivas o peligrosas y, en general, en aquellos lugares que estén afectados por prohibiciones o limitaciones y por servidumbres públicas establecidas expresamente mediante disposiciones legales o reglamentarias.

Las acampadas tienen limitaciones por razón de ubicación, dependiendo de la normativa autonómica y por lo general está prohibido encender fuego salvo en zonas recreativas, arrojar colillas de cigarros encendidos, dejar sobre el terreno papeles, plásticos, vidrios o cualquier resto de comida, verter cualquier residuos en los ríos, circular con los vehículos fuera de caminos o realizar cualquier tipo de actividad que pueda suponer la modificación del estado del suelo, agua, flora o fauna, entre otras cosas.

Comentarios